Eligiendo mi primer destino

Desde pequeña, supe con certeza a qué iba a dedicarme el resto de mi vida. A temprana edad, comencé a formar en mi mente las metas que, a mediano y largo plazo, me irían convirtiendo en la persona que soy ahora. Una de ellas era, precisamente, viajar.

Siempre me sentí muy atraída a todo lo relacionado con las grandes civilizaciones antiguas. Imaginaba cómo pudo haber sido el esplendor de esas ciudades en su apogeo, sus habitantes, su vestimenta, su vida diaria y, sobre todo, la arquitectura.

En la Universidad, uno de mis catedráticos siempre nos hablaba de la importancia de un arquitecto, de conocer qué pasa a nuestro alrededor, otros lugares y culturas. Me sentí inspirada y comencé a ahorrar para no dejar pasar la oportunidad que la inspiración y la juventud me brindaban.

Pero ¿a dónde habría de ir primero? La respuesta era fácil: Egipto. Con sus míticas pirámides y enigmática civilización, este fue mi primer destino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s