Valle de los Reyes

Al retornar en el crucero por el Nilo, de Asuán a Luxor, en el otro margen del río, visité el enigmático Valle de los Reyes. Es un sistema de tumbas, excavadas en la piedra caliza, a diferentes niveles y profundidades, donde descansaban los restos y tesoros de los faraones del antiguo Egipto.

Dentro de este conjunto, visité 3 tumbas, y todas poseen una estructura similar. Hay un túnel, casi siempre en descenso, que conduce hacia la primera cámara, donde se encuentra una estatua o monumento. Este pasadizo está delimitado por paredes con imágenes talladas en jeroglíficos o deidades, y pintadas con pinturas vegetales que, hasta el día de hoy, conservan su brillantez. Después, el camino conduce a una segunda sala, donde se depositaba a la momia, en su sarcófago y demás cubiertas de piedra para sellarlo. Junto con el cadáver, se enterraban sus utensilios personales y otros objetos que podría ocupar cuando retornara de la muerte, además de vasijas en los que se depositaban los órganos que les eran extraídos al momento de momificarlos.

El que más recuerdo, pertenecía a Meremptah, uno de los hijos de Ramsés II. La humedad y el calor que se perciben dentro de estas tumbas, hace casi imposible la permanencia por un período prolongado de tiempo.

Infaltable, la tumba del joven rey Tutankamón, cuya muerte se encuentra aún en nuestros días, rodeada de misterio. Es un sepulcro improvisado, que sustenta las diversas teorías de su muerte repentina. Se accede a través de una pendiente bastante inclinada, casi vertical, hacia una pequeña cámara donde se encuentra, protegida con cristal, el sarcófago dorado donde se encuentra (todavía) la momia de Tut, siendo la única de todo el conjunto que permaneció intacta de los saqueadores de tumbas, debido al difícil acceso y a la posición, haciendo que su ubicación pasara inadvertida.

Además del cadáver, también se encontraron los tesoros del faraón, sus asientos reales, camastros, sandalias, pectorales, imágenes divinas, etc. Y, por supuesto, la máscara funeraria por la que este gobernante se hizo famoso. Todas estas piezas se encuentran expuestas en el Museo del Cairo. La ornamentación de las paredes, a diferencia de las otras tumbas, carece de riqueza, de imágenes y jeroglíficos pintados. En su lugar, se encuentran dibujos que representan al joven rey Tutankamón, sobre un fondo amarillo que, por cuya brillantez, juraría que se encuentran recién pintados.

Las fotografías dentro de la tumba, se encuentran estrictamente prohibidas, es necesario dejar la cámara fotográfica en la entrada.

Luxor
Tumba de Tutankamón en el Valle de los Reyes
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s