Mezquita Sayedna al Hussein

Bastante cerca de el Museo de arte islámico, se encuentra el mercado de Khan el-khalili, aquel bazar emblemático de Egipto en el que tuve la oportunidad de estar hacía ya varios años. Decidimos visitarlo de nuevo, esta vez, con la experiencia que se acumula tras un buen tiempo de tratar con los egipcios. El brillo de las lámparas y los colores de los tapetes y sedas, supone una trampa para los turistas, quienes se dejan llevar por el encanto del ambiente perfumado con el aroma de las shishas y los mercaderes que pregonan su mercancía en idioma árabe. Sin embargo, al visitar este lugar, se debe de tomar en cuenta que los comerciantes disfrutan mucho del regateo por lo que, cada vez que ellos ofrecen un precio, consideren (sin exageración) que el valor real de la mercancía oscila alrededor del 10% de eso.

Cairo
Souvenirs de el Khan el-Khalili

Yo compré una camiseta hecha de algodón egipcio, con el alfabeto árabe impreso en ella, además de otras curiosidades. Mi favorita es, y será, un pequeño sarcófago, réplica en miniatura del de el rey Tutankamón, para guardar lápices.

Continuamos nuestro recorrido y llegamos a la mezquita Sayedna al Hussein, que se encuentra muy cerca del bazar. Esta masyid (mezquita, en árabe) es considerada la pieza de arquitectura más exquisita dentro del centro histórico de El Cairo, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979.

Al entrar, me solicitan despojarme de mis zapatos y vestir una especie de bata o vestido largo con mangas, que viene con un gorro integrado, para cubrir mi cabeza.

Cairo
Minarete de la mezquita Sayedna al Hussein

La estructura interior no difiere mucho de otras mezquitas. Es un gran salón recubierto con alfombras rojas, orientadas hacia la quibla, que señala la dirección de la Kaaba en la Meca. A diferencia de los templos cristianos, las mezquitas carecen de todo tipo de representaciones, figuras o imágenes humanas y, en general, de todo ser vivo. Al preguntar la razón, Abdallah me explicó que antes de que el islam llegara a esta zona, los pueblos adoraban ídolos paganos. El profeta Mahoma, previendo esto, al fundar su religión, tomó esta medida para que, con el paso de los años, el dogma no se desvirtuara ni la adoración se concentrara en él, puesto que la razón del islam, como su nombre lo indica, significa “someterse a Dios”.

El patio interior, sin embargo, es un bello recinto, decorado con elaboradas almenas que evocan una filigrana de piedra. Los minaretes son coronados con una media luna, que se destaca en un efecto de claroscuro que le proporcionan los dorados destellos del atardecer.

Cairo
Mezquita Sayedna al Hussein
Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. chuequito dice:

    El mundo musulmán es totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados
    Espero sigas disfrutando
    Abrazo desde Madrid

    el chueco de viaje
    http://elchuecodeviaje.wordpress.com/

    Me gusta

    1. Así es, diametralmente opuesto. Gracias por leerme. Abrazo 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s