Petra, maravilla del mundo

Todos, creo, hemos visto una imagen en alguna revista, la televisión o internet, de Petra, recientemente incursionando como maravilla del mundo. Y nos quedamos con la idea de que, aunque con belleza propia, no es más que una fachada esculpida en una montaña rocosa. Nunca hemos estado más equivocados.

Nos apostamos desde temprano, Mariana, Bernardo, Abdallah y yo, en la taquilla para obtener los boletos para acceder a la zona arqueológica de Petra. Nuestra primera impresión del día fue el precio, de 50 dinares jordanos, que es la moneda local. Su equivalencia es de $17.85 pesos mexicanos, o casi un Euro. Ahí mismo te ofrecen que, por la “módica” cantidad de JOD $12 más, puedes visitar “Petra by night” que es un espectáculo de luz y sonido que se lleva a cabo, como su nombre lo indica, ahí mismo, pero de noche. ¡Pues va! y así lo hicimos.

Comenzamos una caminata a través del pequeño sendero que se forma entre los dos muros naturales de piedra que se levantan a lado y lado, alguna vez usado como acueducto, que captaba el agua de lluvia a través del escurrimiento del agua. El color terracota del desierto rocoso, contrasta con el azul intenso del cielo sin nubes que cubre a Petra, maravilla del mundo.

Petra
Acueducto de Petra

Al final de ese laberinto natural, formado con las caprichosas curvas que la erosión formó en las rocas, llegamos a “el Tesoro” llamado así porque, de hecho, al llegar, es como si se descubriera uno de los monumentos más bellos, legado de los nabateos.

Petra
“El Tesoro”, monumento más fotografiado de Petra

Hacia la derecha, se extiende un un gran sistema rocoso, en donde se encuentran tallados diversos monumentos, templos y otros edificios con fachadas que asemejan construcciones romanas, con frisos, frontones y columnas clásicas. Más que a la influencia de esta gran cultura que se extendió por toda esa región, se debe mayormente a un “plagio” de estilo arquitectónico. Como quien, en la actualidad, viajara a otro país y regresara al suyo, a aplicar un estilo constructivo diferente al que se usa en su lugar de origen.

Pequeñas escalinatas conducen a orificios que, por lo que se cree, pertenecen a tumbas enclavadas en la piedra. Hay, también, un teatro de estilo romano, y otras edificaciones, cuyo principal atractivo, es el hecho de que no fueron construídos, sino esculpidos. He aquí a Petra, un gran desierto de piedra, que en algún momento fue una gran ciudad.

Petra
Teatro romano de Petra

Tras haber caminado ya, lo que calculo fueron casi 2 km. nos detuvimos en la primer “fuente de sodas” o cafetería, de las varias que se pueden encontrar dentro de la ciudad de Petra, porque nunca está de más, abastecerse de agua, café, una fruta, un snack o, simplemente, sombra. Yo opté por una Coca-Cola, mientras encontré un nuevo amigo.

Hay, también, una “estación” de camellos, tan populares ya en estos recorridos en el desierto, muy útiles a la hora de recorrer una gran extensión tan hostil, como el desierto rocoso donde se estableció la gran ciudad de Petra. Sin embargo, nosotros decidimos continuar a pie.

Petra
Camellos, listos para aligerar la caminata en la gran ciudad de Petra

Más adelante, comenzamos a subir a través de las montañas. Aún no me recuperaba por completo del dolor muscular de aquella escalada en el monte Sinaí. Como cuando se va al gimnasio por primera vez y el segundo día sientes morir. Pero a medida que íbamos subiendo, la perspectiva era cada vez más asombrosa.

El cansancio me estaba venciendo y aún faltaba visitar un buen tramo del complejo arqueológico de Petra. Decidí sentarme a la sombra y recobrar las fuerzas. Insté a Abdallah a que avanzara sin mí y, junto con Mariana y Bernardo, se adelantó mientras yo descansaba.

Cuando me sentí en condiciones, emprendí el camino hacia las escaleras que conducían hacia un “laberinto” formado por el paisaje natural, hasta llegar a un área abierta, desde donde alcancé a ver a mis compañeros de viaje y les pegué un grito para que me esperaran. Y así fue, me apresuré a alcanzarlos y, cuando llegué ahí, logré ver otro de los monumentos más importantes de Petra: “el Monasterio”. Muchos de ustedes lo han de ubicar, además, porque fue usado como escenario para una de las escenas de la película “Transformers 2: La venganza de los caídos”.

34144191346_96ac775c96_b
“El Monasterio” de Petra

Estar frente a este monumento de exquisita belleza arquitectónica es casi tan emocionante como verlo desde lo alto del mirador, que se encuentra apostado de frente, en la parte más alta de una colina desde donde, también, es posible observar un acantilado que crispa los nervios.

Justo ahí, en lo alto de lo que parece ser “el fin del mundo”, tal como se llama este mirador, hay una tienda beduina donde ondea una bandera de Jordania. Además de vender artesanías fabricadas por los locales, también se ofrece café a los visitantes. Yo veo un oúd, que es una especie de guitarra árabe y no dudo en intentar sacar una melodía. Fracaso. Pero obtengo una buena foto.

Petra
Bandera de Jordania en Petra

Regresamos, casi al mismo tiempo en que el sol se ocultaba detrás de las colinas de Petra. Caminar de vuelta no fue tan cansado como saber que aún tendríamos que volver más tarde, ya que aún no esperaba el espectáculo de “Petra by night“. Volvimos al hotel a bañarnos y cenar, porque el tiempo no era suficiente para dormir. Arrastrando al cansancio, volvimos a Petra, esta vez, en medio de la oscuridad de la noche. El sendero formado por el acueducto, ahora estaba iluminado por luz de pequeñas velas dispuestas a lado y lado del camino.

Al llegar a “el Tesoro“, varias de estas velas, indicaban el escenario donde se llevaría a cabo el evento. Los demás turistas, iban tomando sus lugares, sentados directamente sobre la arena y a la intemperie, bajo la luz de las estrellas que iluminaban el mismo cielo de la Petra de los nabateos, hace más de 2500 años.

El débil sonido de las cuerdas de un triste violín silencian, de repente, el murmullo de todos los que platicábamos, mientras esperábamos a que comenzara el espectáculo. Quien ejecutaba la misteriosa melodía era un artista beduino, evocando sonidos típicos y antiguos, que nos transportaron a todos a los tiempos de esplendor de Petra.

Petra
Espectáculo “Petra de noche”
Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. una entrada muy interesante, es de los sitios que algun dia quiero visitar gracias por el post

    Me gusta

  2. guiussepi dice:

    Buen trabajo. Petra es unica….

    Me gusta

  3. Muchas gracias. De mis lugares favoritos. No por nada es Maravilla del Mundo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s