Luxor

Luego de nuestra estancia en Hurghada, tomamos un autobús hacia Luxor, la gran ciudad edificada sobre las ruinas de la antigua Tebas, capital del imperio egipcio. Declarada Patrimonio cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1979.

La primera vez que viajé a esta ciudad, llegué al aeropuerto internacional de Luxor, hacía ya 3 años y realicé un recorrido por el río Nilo a bordo del crucero Princess Amira. Esta vez era distinto, viajaba con compañía y en una modalidad completamente distinta: por tierra y con mochila al hombro.

Desde antes de salir del autobús, comenzamos a sentir el acoso de los locales, siempre dispuestos a cobrar hasta por el saludo u ofrecer servicios turísticos fraudulentos o estafar al turista en cuanto éste se descuide. Lo ideal es llevar reservaciones hechas o, por lo menos, haber decidido en qué lugar hospedarse; es muy común que los hoteles tengan este tipo de “promotores” que aseguran que el hotel que tú llevas en mente es sucio, es malo o muy caro o, incluso, que ya no funciona como tal, con el único propósito de convencerte y llevarte al que él quiere y cobrar una comisión algo desproporcionada que, desde luego, terminarás pagando tú.

Llegamos a buena hora y, después de hospedarnos, decidimos no perder tiempo e ir, de inmediato, al templo de Luxor. Antes de entrar, acordamos comer algo e hicimos una parada rápida en un McDonald’s, justo frente a la zona arqueológica. Tal vez no sean amantes de la comida rápida pero, independientemente de eso, vale le pena entrar, ordenar cualquier cosa y subir a las mesas de la segunda o tercer planta. La vista del templo y el río Nilo detrás, es asombrosa.

Luxor
McDonald’s frente al templo de Luxor

Ya “nutridos”, entramos al templo de Luxor, grande como lo recuerdo. Había bastante menos gente de la que me acuerdo la primera vez; de hecho, estaba casi vacío. Vienen a mi mente también las altas temperaturas, sofocantes, de un verano en el que azotó una ola de calor como no sucedía desde hacía varios años. Esta vez, era distinto. El sol de la tarde estaba en su punto, pero la temporada era más fresca y, a la sombra, corría un suave aire que permitía disfrutar del recorrido sin prisas, con toda la calma con la que se debe contemplar un monumento de tal magnitud.

Ahí estaba, la enorme columnata que invita a adentrarse en la maravilla de la historia, del esplendor de un Egipto que fue y que ya no es, que probablemente nunca más será.

Luxor
Columnata del Templo de Luxor

Lo recordaba y no, como quien sueña con algo y apenas viene a su mente el esbozo de lo que alguna vez vio. Esa es la maravilla de Egipto, a pesar de todo lo que pudiera tener en contra, pero sin importar cuántas veces se visite, siempre te irás dándote cuenta de que apenas lo conoces.

Luxor
Jeroglíficos en relieve sobre los muros del Templo de Luxor

Ahí estaba, también, la mezquita de Abu el-Hagag, edificada sobre los restos del antiguo templo que, con el paso de los años, se fue cubriendo de arena. La mezquita se veía renovada, esa sí la recuerdo bien. 3 años atrás estaba pintada de un color azul, ahora se veía más bonita, con muros claros que contrastaban con los vivos rojos del tabique en molduras y elementos decorativos.

Luxor
Mezquita de Abu el-Haggag

Cerca de ahí y, conectado a través de un dromos o avenida empedrada con esfinges a lado y lado, se encuentra el templo de Karnak, otro monumento de similar estructura pero de mayores proporciones. Aunque más antiguo, posee un mejor estado de conservación, era un santuario dedicado a venerar, principalmente a Amon-Ra, pero también a otras dedidades.

Luxor
Estatua de Amon-Ra en el Templo de Karnak

En el otro margen del río Nilo, se encuentra el Valle de los Reyes, un sistema de tumbas que se extiende debajo de un terreno rocoso a base de piedra caliza y arenisca. Ahí descansan aún los restos del Rey Tutankamón, aquél cuya intempestiva muerte sigue siendo un misterio. Detrás del escarpado paisaje se encuentra también el Valle de las Reinas, donde yacen los monumentos funerarios de las mujeres de la realeza egipcia. La más sobresaliente es la que pertenece a la enigmática reina Nefertari, la estrella de la mañana, la amada esposa del faraón Ramsés II.

Luxor
Entrada a la Tumba de Nefertari en el Valle de las Reinas

El acceso se encuentra restringido, aunque ha habido ocasiones en las que se permite el paso a pequeños grupos de visitantes que agendan su visita con mucho tiempo de anticipación y pagan una suma de más de $1,500 USD. Sin embargo, la maravillosa pintura que decora el interior comenzó a sufrir deterioro, por lo que se decidió cerrar la tumba a los visitantes.

Los vívidos colores del interior parecieran estar recién pintados, y no hace 3 mil años. La belleza del lugar sólo es equiparable a la de la misma reina, y su riqueza es el homenaje póstumo al amor de un rey afligido tras el último destello de su estrella que antecede a la salida del sol por el oriente.

Cerca del mismo complejo se encuentra también Deir el Bahari, que es un complejo de templos funerarios y tumbas, la más monumental pertenece a la reina Hatshepsut, la mujer que se sentó en el trono de Egipto durante más tiempo.

Luxor
Entrada a la Tumba de la Reina Hatshepsut en forma de mastaba
Luxor
Decoración interior del Templo de Hatshepsut

El templo es considerado el más claro ejemplo de la arquitectura clásica egipcia. Estaba dedicado a la adoración de Amon-Ra, aunque también está muy presente la imagen de la diosa Hathor, representada con cabeza de vaca.

Luxor
Representación en bajorrelieve de la diosa Hathor
Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. itzel dice:

    Nunca he ido, pero juro que iré para que tengamos un lugar mas en común jajajaja aparte tienes una forma de contar tus viajes, que hace que este aqui aplastada a estas horas jajajajaja, saludos amiga!!!

    Me gusta

    1. Gema Karina dice:

      Jajaja, muchas gracias amiga, por dedicar tiempo a leer lo que escribo, y me da gusto que sea de tu agrado. Cuando quieras, ¡vámonos juntas!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s