Palenque: el gran señorío maya

Palenque es una joya arqueológica y arquitectónica de la cultura maya. El sitio, es uno de los vestigios prehispánicos más impresionantes de esta civilización, por su grado de conservación, por su acervo escultórico y por su tamaño, que determina el auge que, en su apogeo, tuvo.

Salimos desde San Cristóbal de las Casas, de la Terminal OCC, a través de un ondulado camino que duró varias horas, en las que, al final, se derrumbaron las nubes sobre nuestro autobús, y pesadas gotas de lluvia escurrían por la ventana para complementar el melancólico paisaje del atardecer.

De noche ya, llegamos a la ciudad de Palenque. Decidimos hospedarnos cerca de la terminal, pues por la hora y el cansancio, no nos fue posible explorar las otras dos áreas populares entre los turistas: el periférico de la ciudad y la carretera hacia la zona arqueológica.

De inmediato, nos hospedamos en un hotel bastante céntrico, y ahí mismo nos ofrecieron un recorrido guiado a la zona arqueológica al siguiente día. El precio era muy bueno, considerando la transportación hasta el Parque Nacional donde se encuentra la Zona Arqueológica y el Museo de Sitio, ida y vuelta (que, de absorberla por cuenta propia, es necesario rentar un vehículo, o solicitar un servicio especial de taxi para llevar, esperar y traer), así como recorridos a otros puntos de interés cerca de la región.

A la mañana siguiente, nos sentamos en una de las bancas de madera que estaban en la puerta del hotel, contemplando el movimiento matutino de los habitantes, mientras esperábamos la camioneta que habría de venir a buscarnos. Cuando lo hizo, abordamos y nos detuvimos algunas veces en otros hoteles, para ir a buscar a las demás personas que nos acompañarían en el recorrido.

Finalmente, emprendimos el camino hacia las puertas del Parque Nacional, que se refiere únicamente a la extensión de un área natural protegida, por su espesa vegetación y fauna endémica. Al interior, se encuentra propiamente la Zona Arqueológica, pero hay que pagar ambas entradas de manera independiente.

La lluvia de la noche anterior, cubrió de un fresco rocío el césped que crece alrededor de los monumentos, y que se asoma entre las juntas de piedra que los conforman. El sol apenas comenzaba a brillar, y los visitantes aún no abarrotaban el lugar.

Palenque
Entrada a la zona arqueológica de Palenque

Originalmente, su nombre chol era Otolum, o “tierra de las casas fuertes”. Cuando se dio la primera visita europea a esta región (que ya llevaba 200 años abandonada) por parte del fray Pedro Lorenzo de la Nada, se tradujo la descripción como “Palenque”, proveniente del catalán palenc, que significa “fortificación”.

Como en el resto de los sitios arqueológicos, la antigua ciudad de Palenque se agrupa en conjuntos arquitectónicos, de acuerdo a la función de sus edificios o utilidad de sus monumentos. Así, pues, al comenzar el recorrido, nos topamos con el grupo del Templo de las Inscripciones. Este último es el monumento funerario más importante, tal vez del continente, ya que se trata del edificio más alto y el de mayor estatus de todo el complejo. Construido en 8 niveles, presenta una escalinata en su fachada, que se empina hasta los 25 metros, hasta llegar a un vestíbulo por el que se accede a una serie de pequeños cuartos y a una escalinata interior, que lleva a la tumba del príncipe Pakal, gran Señor de Palenque.

33390785783_1eaa8a5e44_b
Templo de las inscripciones

Diagonalmente opuesto a este edificio piramidal, se encuentra El Palacio, una compleja estructura divida en cuatro patios principales, que fue construida y remodelada constantemente a lo largo de 400 años, sobre una plataforma artificial. Probablemente se trataba de la residencia de los gobernantes de Palenque.

34201386765_3a3cd5da1c_b
El Palacio

Su torre, aún presenta remanentes de los relieves de estuco en sus paredes, pero no está permitido subir. Los arqueólogos piensan que su edificación tuvo el propósito de servir como observatorio para la nobleza Maya, a fin de poder observar cómo la luz del sol entraba directamente en el Templo de las Inscripciones durante el solsticio de invierno.

El patio noreste, el Patio de los Cautivos, contiene una colección de esculturas en bajorrelieve que representan a los gobernantes de pueblos vecinos que fueron conquistados, y traídos de todas partes para plasmarlos aquí.

33358979674_444d22eecb_b
Torre del Palacio y Patio de los Cautivos

Más adelante, se encuentra el Grupo de las Cruces, un conjunto de edificios piramidales que rodean una plaza situada al sur del Templo de las Inscripciones. Toma su nombre de las “cruces” que se forman en el muro calado o crestería que se levanta sobre las tres edificaciones: el Templo del Sol, el Templo de la Cruz y el Templo de la Cruz Foliada. Estos templos fueron construidos tras la muerte de Pakal, el grande, para conmemorar el ascenso al trono de su hijo, el señor Chan Bahlum II.

33390739773_beb6469b23_b
Templo del Sol en el Grupo de las Cruces

Siguiendo el camino a través del cauce del Arroyo Otulum, que forma el acueducto que proporcionaba agua fresca procedente de la sierra a la ciudad, llegamos a unas cascadas que forman unas albercas naturales, conocidas como Baño de la Reina.

34044154452_ea819b75fe_b
Cascadas del Baño de la Reina

Continuando por el mismo camino, se llega a un conjunto residencial donde habitaba la nobleza, denominado Grupo de los Murciélagos. Cruzando un puente colgante, se llega a los Grupos 1 y 2, conformado por ruinas que aún se mantienen ligeramente ocultas entre la selva espesa.

33358943094_b2df31cc5d_b
Grupos 1 y 2

A una corta distancia de ahí, se encuentra el Museo de Sitio, administrado por el Institnuto Nacional de Arqueología de Historia (INAH), que exhibe las piezas descubiertas en la Zona Arqueológica de Palenque. Su nombre “Alberto Ruz Lhullier” se debe al arqueólogo francés y nacionalizado mexicano, quien descubrió la tumba de Pakal el Grande dentro del Templo de las Inscripciones. Sus restos yacen bajo la sombra unos árboles frente a la necrópolis que él mismo ayudó a revelar.

34160587176_7dfbec67d0_b
Estela de K’inich Janaab’ Pakal en el Museo de sitio de Palenque

Dentro de las piezas de más valor, se encuentran la estela de K’inich Janaab’ Pakal (Pakal el Grande), así como otras escenas de su reinado, bajorrelieves que muestran los glifos que representaban el tipo de escritura maya, entre otras.

34160577926_6e07a270b5_b
Glifos representativos de la escritura maya

Hay, además, una réplica de la cámara funeraria y sarcófago de Pakal, con la finalidad de preservar el monumento original, ubicado al interior del Templo de las Inscripciones que, por cuestiones de humedad, fue cerrado definitivamente al público. La tumba fue recreada también en el Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México.

34070552801_9931c4a623_b
Réplica de la cámara funeraria y tumba de Pakal en el Museo de sitio de Palenque

Se exhiben, también, utensilios que dan cuenta de la vida cotidiana, las tradiciones, la vida religiosa, social y política, así como valiosas piezas de joyería. Entre estas, se encuentra la máscara mortuoria de Tz’akbu Ajaw, esposa de Pakal, a quien se le conoce también como la “Reina Roja”. La máscara está conformada de 119 fragmentos de malaquita, 2 placas de obsidiana que simulan las pupilas y cuatro placas de jadeíta que simulan los iris. Al ajuar lo complementan unas diademas, dos orejeras y dos cuentas tubulares de jade.

Palenque
Ajuar funerario de la Reina Roja, esposa de Pakal el Grande

Vale la pena recorrer y apreciar las piezas exhibidas en el museo, con información en maya, español e inglés. Palenque representa el auge y gran señorío que alcanzó la cultura maya en esta región. Debido a esto, la UNESCO inscribió a la Ciudad Prehispánica y Parque Nacional de Palenque, a su lista de Patrimonio de la Humanidad, en 1987.

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. casasgredos dice:

    Lugar increible!!

    Me gusta

    1. Muchas gracias por dedicar tiempo a leer. Saludos.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s