Tapijulapa, pueblo mágico

Enclavado en el corazón de la sierra tabasqueña, se encuentra esta pequeña porción de Cielo, llamada Tapijulapa. El blanco caserío de tejas rojas resalta entre el verdor de los cerros que lo rodean, en las estribaciones de la Sierra Madre del Sur, lo que le ha valido el sobre nombre de “Esmeralda de la Sierra”.

Tapijulapa
Vista panorámica de Tapijulapa. Imagen: Mario Leggio

A poco más de una hora de la ciudad de Villahermosa, Tapijulapa se levanta justo donde convergen dos de los principales afluentes de la región: los ríos Oxolotán y Amatán que, aunque confluyen en “el embarcadero”, sus aguas jamás se juntan, conservando cada uno distintas tonalidades de verde, que dan lugar a un espectáculo natural inigualable.

34070943531_971fdec577_b
Los ríos Oxolotán y Amatán que confluyen en Tapijulapa, pero cuyas aguas nunca se mezclan

A través de sus calles adoquinadas, es posible adentrarse en la tranquilidad de la vida cotidiana de sus habitantes, que transcurre en las plazas, en los mercados o al interior de sus casas blancas, adornadas con grandes ventanas y macetas en las fachadas.

33359329524_a0ed01a9db_b
Calles de Tapijulapa. Imagen: Mario Leggio
34070920821_fdd0ed71d4_b
Fachadas de Tapijulapa. Imagen: Mario Leggio

Gracias a su pintoresca belleza, Tapijulapa fue declarado Pueblo Mágico en 2010, por la Secretaría de Turismo del Gobierno Federal, el único con el que cuenta el estado de Tabasco.

34070907811_76d36a6a8f_b
Entrada a Tapijulapa, pueblo mágico. Imagen: Mario Leggio

La festividad más importante de la Villa de Tapijulapa, es la feria que se lleva a cabo en honor del santo patrono, Santiago Apóstol, a quien se celebra cada 25 de julio. El santuario dedicado a “Santiaguito”, como cariñosamente lo llaman los lugareños, está erigido en la parte más alta del pueblo, desde donde se pueden obtener magníficas vistas de los alrededores. Se trata de un templo de una larga nave, cubierta con un techo a dos aguas y rematada con una sencilla fachada, con dos torres a modo de campanario; construido a finales del siglo XVII, por los frailes dominicos.

33817481830_a7d6db5c55_b
Iglesia de Santiago Apóstol. Imagen: Mario Leggio

La llamada “Pesca de la Sardina” es otra de las tradiciones de este lugar; es un ritual prehispánico que se lleva a cabo cada Domingo de Ramos, río arriba, en las proximidades de Tapijulapa, al interior de una cueva donde, debido a la oscuridad permanente, habitan peces ciegos. El patriarca o mayordomo entre los indígenas zoques, dirige la ceremonia pagana en la que hay música con flautas y tambores, flores, velas y un envoltorio de hojas de plátano que contiene el barbasco que se empleará para pescar. Ésta es una planta que contiene una toxina natural que inhibe el oxígeno en los tejidos, ocasionando que los peces se desorienten.

Pesca de la Sardina en Tapijulapa. Fuente: Wikipedia

Esta costumbre milenaria se lleva a cabo con la finalidad de pescar cuantos peces sea posible, lo que pronosticaba el éxito en las cosechas. Hoy en día, acuden miles de personas, entre locales y visitantes, no solo de la región sino de otras entidades y hasta el extranjero, para participar de la tradición.

Bastante cerca de ahí, se encuentran las famosas Cascadas de Villa Luz, que vierten sus aguas río abajo, formando albercas naturales de aguas sulfurosas, que son muy concurridas por quienes quieren disfrutar de estas aguas medicinales.

Aún cuando la localidad es pequeña, está llena de bellezas que vale la pena visitar, como los diversos talleres de mimbre o ratán, una fibra natural también conocida como matusay, a la que virtuosos artesanos dan forma, hasta convertirla en magníficos objetos decorativos y hasta muebles. También, se fabrican otros objetos, como aretes, diademas, carteras, manteles, y demás, que se exponen cerca del quiosco que se encuentra en el centro de Tapijulapa.

34201674645_a5bbc0ebd9_b
Quiosco de Tapijulapa

Para quienes desean prolongar su estancia, existe un hotel comunitario, que es un sistema organizado por los mismos habitantes de la villa, quienes ofrecen cómodas y limpias habitaciones que han dispuesto únicamente para el servicio de los huéspedes, al interior de sus casas o con entrada independiente, y cuentan con facilidades como aire acondicionado, televisión satelital, baño adjunto y un servicio esmerado. La recepción se encuentra justo detrás del quiosco o parque central.

34160833686_22631b2678_b
Hotel comunitario. Imagen: Mario Leggio

De igual manera, existen fondas y restaurantes que sirven comida regional e internacional. Nuestro favorito es El Rinconcito steak, atendido por sus propietarios, ubicado cerca del parque central, a un costado de la torre de la tirolesa. Además de los deliciosos cortes asados a la leña, ofrece varias opciones de platillos a elegir, incluyendo desayunos, cenas y bebidas.

Si alguna vez se encuentran en esta región del sureste de México, es imprescindible realizar una visita a este mágico lugar, poseedor de una rica gastronomía, arquitectura única, bellezas naturales, cultura y tradición.

Tapijulapa
Portales de Tapijulapa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s