Angkor, la octava maravilla del mundo

Luego de un vuelo corto desde Kuala Lumpur, la única escala que hicimos desde Langkawi, llegamos al Aeropuerto Internacional de Siem Reap, Camboya. La “ciudad” es, en realidad, una población que se ha desarrollado alrededor de las ruinas de lo que fuera el antiguo Imperio Khmer, que se extendía hasta los los territorios de Tailandia, Laos y Vietnam.

Siem Reap
Aeropuerto internacional de Siem Reap

Fuimos recibidos por mal encarados agentes de migración que no se daban a basto con la gran cantidad de turistas que llegaban en distintos vuelos procedentes de varios países. Al final, fuimos casi catapultados a la salida, donde ya nos esperaba Sim, el hábil conductor del tuk-tuk o motocicleta con carrito que, por tan solo un dólar, nos llevó hacia donde habríamos de hospedarnos. El truco está en promocionar sus servicios hacia las ruinas de Angkor y negociar un precio adecuado para ambas partes.

Esa tarde, luego de hospedarnos, recorrimos las atracciones de la ciudad: el mercado de artesanías, donde se exhiben artículos elaborados por artistas camboyanos y todo tipo de souvenirs.

34311235735_0af4b95475_b
Cuadros y piezas de arte en el mercado de artesanías

Cerca de ahí se encuentra el Mercado Nocturno, donde también es posible encontrar casi cualquier cosa, desde playeras y obras de arte hasta guías Lonely Planet apócrifas.

34270406076_38620ba038_b
Mercado nocturno de Siem Reap
34311226675_53bf2cc37d_b
Mercado nocturno de Siem Reap

Además, es imposible irse de Camboya sin, antes, probar uno de los asombrosos masajes que se ofrecen en varios locales del centro de Siem Reap, luego del cual, tu vida no vuelve a ser la misma.

33501318223_86e0db2e48_b
Hello Kitty camboyana

Esta área es el centro de la vida nocturna de Siem Reap y en cada esquina se escucha el murmullo de conversaciones en todos los idiomas, cual Babel, con algún conjunto formado por las víctimas de las minas antipersonales, tocando música tradicional.

34153584142_ef945d6541_b
Vida nocturna en Siem Reap
34153573582_47a05c395f_b
Música tradicional en las calles de Siem Reap

A la mañana siguiente, Sim estaba puntualmente frente a la puerta del hotel, para trasladarnos hacia la entrada del gran sitio arqueológico de Angkor, inscrito a la lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1992.

33502797583_909967631c_b
Nuestro guía, Sim, rumbo a las ruinas del sitio arqueológico de Angkor

Contrario a lo que pudiéramos imaginarnos, Angkor no se trata de un solo templo budista en medio de la selva camboyana. Es, por el contrario, una extensa región sobre la que se asentó una gran ciudad, de acuerdo al significado de su nombre en sánscrito, la lengua local.

El recorrido se divide en dos ciclos: el largo y el corto, y se puede realizar en uno, tres o hasta siete días, de acuerdo con los tipos de entradas que se venden en la entrada del sitio.

Prae Roup

Decidimos que un día sería insuficiente y optamos por la opción de tres días, aunque hicimos el recorrido en dos. Comenzamos por el ciclo largo, que inicia al bordear el baray o embalse de Srah Srang hasta llegar al templo de Prae Roup.

34154834652_a82baff259_b
Baray o embalse de Srah Srang

Fue construido en la segunda mitad del siglo X por órdenes del rey Rajendraman II y estaba dedicado al dios Shiva. Su audaz diseño es un excelente ejemplo de equilibrio, escala y proporción. Fue fincada en una montaña artificial con torres de ladrillo, dispone de una planta cuadrada dividida en dos recintos, con cuatro torres de entrada en cada uno y una base con tres niveles estrechos, que sirve de pedestal a cinco torres en la plataforma superior: no en cada esquina y uno central.

33928443120_445ab38294_b
Templo de Prae Roup
34181712231_8551d85556_b
Torres de ladrillo del templo de Prae Roup
34271835536_8523b8c574_b
Torres y muro perimetral del templo

La pared que rodea el recinto encierra dos grupos de tres torres que comparten una base común, una en cada lado de la entrada. La torre central en cada uno de los dos grupos domina y está más desarrollado que los otros. El dintel más completo se encuentra en la torre en el extremo izquierdo, en la cara este se muestra la representación de un hombre-león.

34271820006_85b92d897e_b
Torre principal de Prae Roup
34312602185_2a06a9a1bd_b
Escultura de león en el templo

 

Banteay Srei

Luego de Prae Roup, nos alejamos del ciclo largo y nos dirigimos al templo de Banteay Srei, conocido por la detallada y riquísima ornamentación tallada en sus monumentos de piedra arenisca roja. A pesar de encontrarse tan “lejos” (30 minutos) del resto del conjunto de Angkor, es imperdonable no visitarlo.

34271789626_5e263945f5_b
Templo de Banteay Srei

Los edificios de Banteay Srei son miniaturas a escala, algo inusual cuando se los compara con la magnificencia de las construcciones de Angkor. Este templo es el único del complejo que fue construido por mujeres y, tal vez, por esto se dice que probablemente es el más bonito de todos. Sus relieves y esculturas están trabajadas al detalle y entre sus muros se pueden contemplar figuras tridimensionales magnificamente conservadas.

33928358930_a3c47a3f54_b
Decoración del templo de Banteay Srei
33470943864_bf2b06ce53_b
Templo de Banteay Srei
Siem Reap
Edificaciones en miniatura en Banteay Srei

Este templo hindú dedicado a Shiva es considerado la obra maestra dentro del arte clásico khmer y está formado por varios recintos, cuyos relieves narrativos ilustran episodios de leyendas sagradas.

34154687492_e0c372fa1a_b
Riqueza arquitectónica en el templo de Banteay Srei
33928273840_7fbd565120_b
Grabados en sánscrito, la lengua del antiguo Imperio Khmer

A mitad del camino de vuelta de Banteay Srei hicimos una parada para visitar el Museo Camboyano de las Minas Antipersonales, artefactos explosivos que fueron colocados indiscriminadamente entre 1983 y 1992, afectando desde entonces a la fecha, a miles de personas que han sido víctimas de los efectos devastadores de éstas.

33928239600_6b323840c4_b
Museo camboyano de las minas antipersonales
33928229670_5ef7ca73cb_b
Restos de explosivos y municiones limpiados en territorio camboyano
33470838864_4462cd2c81_b
Restos de explosivos exhibidos en el Museo de las minas antipersonales

El museo tiene como propósito mostrar cómo las guerras son solo la mitad del problema, y cómo sus efectos repercuten a largo plazo. Es, en realidad, un pequeño espacio donde se exhiben los restos de explosivos y municiones que se han encontrado al limpiar las superficies donde se han sembrado explosivos, una labor realizada por Aki Ra, un exsoldado khmer que ha dedicado y arriesgado su vida a la remoción de más de 50 mil minas.

34271653816_82a27d287b_b
¡Cuidado! ¡Minas!

 

Mebón del Este

Continuando el recorrido por el ciclo largo de Angkor llegamos a Mebón del Este, otro templo del siglo X construido bajo mandato del rey Rajendravarman. Está fincada en una isla artificial sobre lo que era la reserva del Baray del Este, que era una gran cuerpo de agua de 2 por 7 kilómetros, pero que ahora está seco. Fue orientado en el eje norte-sur con el templo de Prae Roup, con el que conserva una gran similitud, y en el eje este-oeste con el templo Phimeanakas.

Siem Reap
Templo de Mebón del Este

Está rodeado por un muro perimetral y cuenta con tres niveles. En la parte superior hay una torre central en una plataforma cuadrada, rodeada por cuatro torres más pequeñas en las esquinas.

34181496431_e5c1519b81_b
Torres centrales del templo de Mebón del Este
33502512443_50fd46f0cd_b
Esculturas en el templo de Mebón del Este

Los trabajos de escultura son variados y excepcionales, incluyendo hermosos elefantes de piedra de dos metros de altura que reposan majestuosos en las esquinas de los primeros y segundos pisos. Escenas religiosas incluyen al dios Indra sobre su elefante Airavata, y a Shiva montando el toro sagrado Nandi. El tallado en los dinteles es particularmente elegante.

33470770194_fe03183495_b
Esculturas de elefantes que resguardan las esquinas del templo de Mebón del Este

Las cuatro plataformas de embarque de la base sirven como recordatorio de que alguna vez, solo era posible acceder en bote.

Ta Som

No lejos de ahí se encuentra Ta Som, un pequeño templo construido a finales del siglo XII por el rey Jayavarman VII, quien lo dedicó a su padre, Dharanindravarman II.

33928141030_354d824cc9_b
Templo de Ta Som
34312371335_7a88fc94d8_b
Gopuras en el templo de Ta Som
34312353165_d08dcc6293_b
Ruinas del templo

El templo consta de un santuario de un solo nivel rodeado por un foso que, a su vez, está circundado por tres muros que se dividen por dos conjuntos de gopura o vías de entrada. Los gopuras tienen forma de cruz y contienen una pequeña habitación a cada lado junto con ventanas y balaustres. La estructura principal de la gopura está tallada con cuatro caras en el estilo Bayón.

34271485816_f3abf5817c_b
Edificio interior del templo de Ta Som
34312284845_9ca8e8d202_b
Gopura con esculturas de rostros, estilo Bayón

El gopura exterior oriental ha sido invadido por un higo sagrado que ha crecido a través del monumento. La sección interior del templo consta de un santuario central cruciforme con porches en cada brazo, rodeado por cuatro pabellones de esquina. Dos bibliotecas pequeñas se levantan a ambos lados de la ruta de entrada oriental.

33502347243_657417851e_b
Higuera creciendo en las ruinas del templo de Ta Som

A la salida del templo, una niña ofrecía postales y otros souvenirs a los visitantes, incluyéndome a mí, que traté de continuar un poco indiferente, pues es bien sabido que ésta es una estrategia muy común en Camboya: elegir niños pequeños para vender ciertos artículos o pedir dinero a los turistas. Y, aunque la pobreza en Camboya es innegable, esta actividad propicia la explotación infantil, por lo que a todos se nos recomienda no caer en estas prácticas. Sin embargo, tras fallar en su primer intento (en inglés, la lengua común que hablamos la mayoría de los extranjeros en Angkor), hizo uno segundo, en francés, la otra lengua más hablada aquí. Y así, en italiano, alemán y, finalmente español. Su inocente insistencia llamó finalmente mi atención y no pude evitar detenerme para conversar un rato con ella y mirar entre su mercancía.

34154412032_e215732b84_b
Niños comerciantes en Angkor

 

Neak Pean

A continuación, visitamos el templo de Neak Pean, donde somos recibidos por un conjunto conformado por víctimas de las minas antipersonales quienes, a cambio de un donativo voluntario, amenizan a la entrada con temas de música tradicional camboyana.

34312210205_0bb190e4a6_b
Conjunto musical a la entrada del templo de Nean Peak

Un estrecho camino a modo de terraplén nos guía hacia un templo único en el conjunto de Angkor. Su característica principal radica en un estanque central, réplica del lago Anavatapta en el Himalaya, situado en la cima del Universo. El lago da a luz a los cuatro grandes ríos de la Tierra; estos ríos están representados en Neak Pean por gárgolas esculpidas, correspondientes a los cuatro puntos cardinales.

34154394742_0375d08325_b
Camino hacia la isla artificial del templo

En el estanque artificial se cierne, sobre un islote circular, una base escalonada de siete niveles, que representa a Buda, volviendo de la gloria del nirvana.

33502278693_b98d83218d_b
Templo de Neak Pean

 

Preah Khan

Cuatro murallas concéntricas subdividen el conjunto de Preah Khan. La pared exterior, que está rodeada por un amplio foso, hoy encierra una gran extensión de selva, antiguamente la vivienda de los monjes, estudiantes y asistentes de Preah Khan. La segunda muralla delineó el complejo religioso, cerca de unas cuatro hectáreas, dentro de las cuales hay una densa concentración de templos y santuarios. El complejo central es budista. Los sectores norte y oeste se dedican a Brahma-Vishnu (oeste) y Shiva (norte), mientras que el sector sur es un lugar de culto a los antepasados. El sector oriental forma la gran entrada al santuario central.

33470477844_4ec6b5587d_b
Templo de Preah khan

Cada entrada tiene una calzada sobre el foso con nagas que cargan devas y asuras. A la mitad del camino que conduce al tercer recinto, en el lado norte, hay una “casa de fuego” (o Dharmasala). El resto del cuarto recinto, ahora boscoso, fue ocupado originalmente por la ciudad que, al ser construida con materiales perecederos, no ha sobrevivido al paso del tiempo. La tercera pared del recinto es de 200 por 175 metros. En frente de la tercera gopura hay una terraza en forma de cruz. El gopura en sí es a gran escala, con tres torres en el centro y dos pabellones a los lados.

34271321316_e12349d401_b
Accesos hacia el templo de Preah Khan
33470449294_15d64ddde7_b
Esculturas a lo largo de la calzada que conduce al templo

El recinto está “invadido” por ceibas que han crecido de entre los monumentos, dando lugar a un capricho de la naturaleza que es tan fantástico como peligroso.

34271274396_c54edb7ba6_b
Arquitectura y naturaleza conviven en el templo de Preah Khan
33927861840_76416c9abb_b
Templo de Preah Khan

Al oeste de la tercera gopura del este, en el eje principal hay un elemento conocido como “Salón de bailarines”, cuyas paredes están decoradas con apsarás.

34181122471_18df72e2c4_b
Apsarás en los relieves del templo

Al norte del Salón de bailarines hay una estructura de dos pisos con columnas redondas, ningún otro ejemplo de esta forma sobrevive en Angkor. Ocupando el resto del tercer recinto había estanques (ahora secos) en cada esquina, y templos al norte, sur y oeste. Mientras que el templo principal era budista, estos tres están dedicados a Shiva, reyes y reinas anteriores, y Vishnu respectivamente. Se caracterizan principalmente por sus frontones: en el templo del norte, Vishnu recostado hacia el oeste y la trinidad hindú de Vishnu, Shiva y Brahma, al este; en el templo occidental, Krishna elevándose al monte Govardhana.

33470390684_d6f4a01e15_b
Edificaciones del templo de Preah Khan

Este fue el último templo del ciclo largo que visitamos el primer día, antes de volver a la ciudad de Siem Reap.

33470365234_612be9708d_b
Camino de vuelta a Siem Reap
34154231152_1fe566f5fd_b
Recorrido en elegante a las afueras de Angkor

 

Angkor Wat

“El Templo de la Ciudad” es el monumento más grande de todo el conjunto de Angkor y se trata del complejo religioso más grande jamás construido. Su magnificencia, belleza y estado de conservación son inigualables. Por esta razón se le conoce como “la octava maravilla del mundo”.

34181067031_067a86e831_b
Amanecer en Angkor Wat, “la octava maravilla del mundo”

Antes del amanecer del día siguiente, Sim ya nos esperaba ansioso para llevarnos a través del bosque tropical, aún en penumbra, al maravilloso recinto de Angkor Wat.

34154219182_bdf53bec76_b
Tonalidades del cielo de Angkor, al amanecer

Nunca he sido una persona muy activa por las mañanas, nunca he disfrutado despertar tan temprano y mucho menos antes del amanecer. Pero contemplar el cielo teñirse de todos colores, anunciando la salida del sol detrás de la silueta formada por la crestería de los gopuras de Angkor Wat, ha sido una de las experiencias más hermosas de mi vida.

34154211702_edc534fd9f_b
Entrada principal al complejo de Angkor Wat

Angkor Wat, el mayor templo del grupo de Angkor y el mejor conservado, es una obra maestra arquitectónica. Su perfección en la composición, el equilibrio, las proporciones, relieves y escultura, lo convierten en uno de los monumentos más importantes del mundo.

34154200752_bcc9e35fd7_b
Relieves en las paredes de Angkor Wat

El plan arquitectónico de Angkor Wat es difícil de entender cuando se camina por el monumento a causa de la inmensidad. Su complejidad y belleza tanto atraen como distraen la atención. Desde la distancia, parece ser una masa colosal de piedra de una sola planta con una larga calzada que conduce al centro, pero de cerca es una serie de torres elevadas, galerías cubiertas, cámaras, pasillos y patios en diferentes niveles unidos por escaleras.

34271132666_78c19e33de_b
Galerías y columnatas del templo
34311942955_5b9facb678_b
Una de las edificaciones conocidas como “bibliotecas”
33502025633_4d9ef8a217_b
Torres del interior del templo

Desde su construcción, Angkor Wat fue el centro político y religioso del gran Imperio Khmer. El recinto cumplía las funciones de templo principal y albergaba, además, el palacio real. Fue construido en la primera mitad del siglo XII y se estima que el tiempo de construcción fue de 30 años, por órdenes por el rey Suryavarman II. Originalmente dedicado al dios hindú Vishnu, el templo consta de tres recintos rectangulares concéntricos de altura creciente, rodeados por un lago perimetral de 3.6 kilómetros de longitud y 200 metros de ancho. En el recinto interior se elevan cinco torres en forma de loto, alcanzando la torre central una altura de 42 metros sobre el santuario, y 65 metros sobre el nivel del suelo.

34311923965_507ea7f017_b
Edificaciones en Angkor Wat
34180976791_a05b7bb98f_b
Torre central del templo, la parte más alta de todo el recinto

La altura de Angkor Wat desde el suelo hasta la parte superior de la torre central es mayor de lo que parece: 213 metros, obtenidos con tres niveles rectangulares o cuadrados (proporción 1-3). Cada uno es cada vez más pequeño y más alto que el de abajo a partir de los límites exteriores del templo.

33927667000_8ff2a2f289_b
Puerta trasera del complejo
33927646240_fa4f14e391_b
Apsarás en los relieves decorativos

Galerías cubiertas y columnatas definen los límites de los niveles primero y segundo. El tercer nivel es compatible con cinco torres (cuatro en las esquinas y una en el medio) y éste es el elemento arquitectónico más destacado de Angkor Wat y un símbolo de Camboya, hasta el punto de figurar en la bandera de dicho país.

33927631460_99dbf4c20b_b
Galerías y corredores del templo
34180897171_7b6cd1af07_b
Santuarios de Angkor Wat

Atravesando el puente decorado con nagas, que se cierne sobre el lago artificial que rodea y aísla el recinto, nos encontramos con varios puestos de venta de comida, tan necesaria a esas horas, luego de haber recorrido el gran templo desde antes del amanecer. Nosotros elegimos un restaurante grande, que ofrecía desayunos típicos y otros más “occidentales”, teniendo como invitado a nuestro leal Sim.

33470170214_3ea94006d9_b
La “naga” o serpiente de siete cabezas, elemento repetitivo que se observa en la decoración de los templos de Angkor
33469695664_151a13e4fb_b
Nuestro guía, Sim

 

Angkor Thom

Continuamos nuestro recorrido hacia el complejo de Angkor Thom, una ciudad intramuros rodeada por un foso de 100 metros de ancho y una muralla de 8 metros de alto, fortificación real que fue construida por el rey Jayavarman VI a finales del siglo XII, siguiendo una forma cuadrangular de casi 3 kilómetros por lado; cada uno es atravesado por majestuosos accesos en la pared, sobre los que se cierne una gran torre de entrada.

34180868121_b4effe2dba_b
Uno de los accesos a la ciudad fortificada de Angkor Thom

 

Bayón

Sobre el eje norte-sur se alinea una calzada que atraviesa la fortificación y conduce al templo de Bayón, ubicada justo al centro de la antigua ciudad real de Angkor Thom.

33927572010_77250bbb83_b
Templo de Bayón, al centro de Angkor Thom

De mucho menor tamaño, este templo compite con Angkor Wat para ser el favorito de los visitantes, aunque son diferentes en propósito, diseño y decoración.

34270986786_0679cf2fb1_b
Centro del templo de Bayón

Su principal característica consiste en los más de 2 mil grandes rostros serenos, tallados en las 54 torres que lo componen. En cada una se levantan cuatro caras con las imágenes del dios Brahma, orientadas hacia los cuatro puntos cardinales, simbolizando la omnipresencia del rey. Una frente amplia, ojos bajos, fosas nasales anchas y labios gruesos ligeramente curveados hacia arriba en los extremos, se combinan para reflejar la famosa “sonrisa de Angkor“.

33927516560_ba057d21f9_b
Rostros sonrientes de las gopuras de Bayón
34180792631_fe81e4d62c_b
Los rostros están orientados hacia los cuatro puntos cardinales y representan al dios Brahma

Una peculiaridad de Bayón es la ausencia de un muro de cierre; está, sin embargo, protegido por la muralla que rodea la ciudad de Angkor Thom. El plan básico comprende tres niveles: el primer y segundo niveles son galerías cuadradas con bajorrelieves, un santuario central circular domina el tercer nivel. A pesar de este diseño, aparentemente simple, la disposición de Bayón es compleja, con un laberinto de galerías, pasajes y pasos conectados, de tal manera que los niveles se vuelven prácticamente indistinguibles y crea condiciones de poca luz, pasillos estrechos, y techos bajos.

33470055994_9fa7f91e4c_b
Apsarás en los relieves de Bayón
33927414110_5c32214d0a_b
Ruinas del templo de Bayón

 

Baphuon

33927383780_54bf348238_b
Imagen de Buda, a las afueras del templo de Baphuon

Todavía dentro de la ciudad de Angkor Thom, a poca distancia del templo de Bayón, se encuentra el templo de Baphuon, un edificio de tres niveles, dedicado al dios hindú Shiva y, posteriormente, se convirtió en templo budista. Mide 120 metros de este a oeste y 100 metros de norte a sur, y se alza a 34 metros sin su torre, con la que alcanzaría los 50 metros de altura.

34270814496_25a66918a7_b
Templo de Baphuon

Baphuon es un santuario único situado en una base alta rectangular con cinco niveles que son aproximadamente del mismo tamaño, contrario a la forma piramidal común, de niveles sucesivamente más pequeños. El primero, segundo y tercer nivel están rodeados por galerías de piedra arenisca. Baphuon es la primera estructura en la que aparecen las galerías de piedra con una torre central. Dos bibliotecas en forma de cruz con cuatro pórticos se levantan en el patio, y estaban conectadas originalmente por una pasarela elevada sostenida por columnas.

34180676791_e5351543a0_b
Basamento del templo de Baphuon

El templo de Baphuon fue construido sobre un terreno rellenado con arena y, debido a su gran tamaño, el sitio ha sido inestable a lo largo de su historia, por lo que se han dificultado los trabajos de restauración.

Phimeanakas

34270747956_7c18636093_b
Entrada al templo de Phimeanakas

Al norte de Baphuon se encuentra el templo de Phimeanakas, llamando así porque se dice que debe haber estado originalmente coronada con un pináculo de oro o “phimeanakas”.

33469937504_0fff5d9c5b_b
Pináculo del templo de Phimeanakas

El templo originalmente consistía en un santuario central asentado sobre una base con gradas y un muro perimetral. Se accede  por cuatro escaleras empinadas, una a cada lado. La torre de entrada tiene forma de una cruz con dos alas y dinteles con motivos inscritos.

34311534935_86294bd5f5_b
Estructura del templo

 

La terraza superior ofrece una vista espectacular del templo vecino de Baphuon. Una estrecha galería cubierta, con ventanas y balaustres en el borde de la terraza, constituye un elemento arquitectónico único.

33501633523_3345bd4550_b
Templo de Phimeanakas

 

Terraza de los Elefantes

La Terraza de los Elefantes es un monumento ubicado al norte del templo de Phimeanakas. Debe su nombre a los relieves de estos animales que adornan su base. Está orientado hacia el este en acceso directo con la entrada oriental de Angkor Thom, también conocida como “la Puerta de la Victoria”.

Siem Reap
Terraza de los elefantes
Siem Reap
Detalles escultóricos en la Terraza de los elefantes

El uso principal de esta terraza era a modo de escenario para las ceremonias reales tras conseguir la victoria en una batalla. El rey, situado en el centro de la misma, contemplaba la marcha militar de sus generales y soldados victoriosos.

33501561153_b7f8d57e10_b
Las esculturas de elefantes dan su nombre a este monumento

 

Terraza del Rey Leproso

Perteneciente al mismo conjunto, se encuentra la Terraza del Rey Leproso, llamada así por la decoloración, las manchas y el musgo que crece en una estatua ubicada en lo alto del monumento, reminiscencia de una persona con esta enfermedad. La inusual figura desnuda, está representada en actitud sentada con la rodilla derecha levantada, una posición de algunos historiadores del arte consideran pertenecientes al estilo de Java (Indonesia).

33469832284_63fdf994ff_b
Réplica de la estatua del Rey Leproso
34180530401_32c112cf4c_b
Muros esculpidos en la Terraza del Rey Leproso

La Terraza del Rey Leproso ostenta dramáticos bajorrelieves, y está rodeado por un pequeño muro que da la impresión de caminar como en un laberinto. Este muro sirve como protección a los detalles escultóricos y ha ayudado a prevenirlos de la erosión y el daño, por lo que su estado de conservación es admirable.

33501510093_b405066c25_b
Esculturas y frisos al interior de la Terraza del Rey Leproso
34153722482_2fb8159cc3_b
La “naga”, elemento repetitivo en la decoración de los templos del complejo de Angkor

 

Ta Prohm

Como último punto del ciclo corto, visitamos el “templo jungla” de Ta Prohm, de una belleza singular, en la que la arqueología y la naturaleza se conjugan para formar un paisaje único. Debido a su estado natural, es posible experimentar en este templo la maravilla de los primeros exploradores cuando se encontraron con estos monumentos de la mitad del siglo XIX.

34153708542_2183979e87_b
Ruinas del templo de Ta Prohm

Cabe señalar sin embargo que, a pesar de las apariencias, el templo sí ha experimentado diversas labores de mantenimiento: muchos de los árboles que crecían dentro del recinto han sido talados, y varias estructuras que amenazaban con derrumbarse han sido estabilizadas o apuntaladas, aunque siempre tratando de preservar esa atmósfera de ruina abandonada.

34180663681_7fa24bce66_b
Monje budista en las ruinas del templo

Envuelto en la densa selva, el templo de Ta Prohm es etéreo en aspecto y evoca un aura romántica. Higueras y ceibas extendieron sus raíces gigantescas sobre las piedras, atravesando paredes y terrazas, ya que sus ramas y hojas se entrelazan para formar un techo sobre las estructuras, y los troncos de los árboles se retuercen entre los pilares de piedra.

34311348555_eaf9eabd95_b
Ta Prohm o “templo jungla”
34153694672_44bec17c27_b
La vegetación que ha crecido entre los monumentos del templo de Ta Prohm, lo han hecho único

Ta Prohm es uno de los más grandes de los monumentos en el complejo de Angkor, el templo incluye 260 estatuas de deidades, 39 torres con pináculos y 566 grupos de residencias. Comprende una serie de largos edificios bajos de una sola planta, que están encerrados en la pared rectangular de 600 por 1000 metros, interrumpida por gopuras adornadas con enormes rostros de budas al estilo de Bayón.

34153666432_1726f0c4df_b
Centro del templo de Ta Prohm

En el centro de esta zona residencial aparece un nuevo recinto delimitado por un muro de laterita de 220 por 200 metros que, a su vez, resguarda otro recinto más, delimitado por una galería columnata de 107 por 100 metros en donde se encierra el núcleo del templo. Éste ocupa una superficie de una hectárea y posee una geometría compleja, estimándose que contenía hasta 39 prasat o templos piramidales. El centro del templo lo constituye un último recinto cuadrado de 30 metros de lado con una torre central y varias edificaciones menores.

33469707514_ac00135822_b
Ta Prohm, único entre los templos del complejo de Angkor

De vuelta en la ciudad de Siem Reap nos encontramos con una peregrinación de monjes budistas que tiñeron las calles de color anaranjado, como parte de los ritos funerarios al rey padre, Nodorom Sihanouk, que había fallecido justo el día que llegamos a Camboya.

33927095640_306ccef56e_b
Peregrinación de monjas budistas en el ritual funerario del rey padre de Camboya
Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s