Campo de concentración de Dachau

Hoy en día, Alemania es una de las más grandes potencias del mundo, gracias a la tenacidad y determinación de los alemanes para reconstruir el país después de la guerra. Sin embargo, resulta casi imposible no asociar a Alemania con uno de los eventos más dolorosos de la historia de la humanidad: el Holocausto.

La persecución nazi alcanzó dimensiones desproporcionadas y, como parte del proceso de “Solución Final”, se ordenó la construcción de campos de trabajo en las afueras de las ciudades alemanas más importantes y, posteriormente, el resto de Europa.

El campo de Dachau fue construido sobre una fábrica de pólvora y municiones abandonada y en desuso, en las inmediaciones de una población del mismo nombre, a unos 13 kilómetros de Múnich y se convirtió en el primer Campo de Concentración oficial. Por esta razón, se le consideró el modelo y prototipo del sistema de orden y “eficiencia” a repetir en los campos que se construyeron posteriormente y es, junto con el de Auschwitz-Birkenau, en Polonia, uno de los ejemplos más concurridos de campo de concentración nazi.

34257088852_26eb4e900e_b
Campo de concentración de Dachau

En un principio, Dachau fue utilizado para encerrar especialmente a religiosos, aristócratas, intelectuales y prisioneros políticos, pero pronto comenzó a llenarse de judíos, gitanos, homosexuales, testigos de Jehová y otros personajes incómodos, según la ideología del Tercer Reich. Estos prisioneros fueron considerados como “enemigos infrahumanos del Estado” y se les otorgó un “trato especial” a los judíos, en forma de castigos aniquiladores desde el punto de vista físico y psicológico.

En total, más de 200 mil prisioneros de más de 30 países fueron recluidos en Dachau, que posteriormente también fue usado con propósitos de exterminio, en donde se realizaron también cientos de experimentos médicos ilegales e inhumanos. Las estadísticas hablan de 41,500 personas asesinadas en el campo, además de otros miles que murieron víctimas de las pésimas condiciones de vida y de las epidemias desatadas a consecuencia de la falta de medidas de higiene.

Los prisioneros llegaban en tren hasta una plataforma ferroviaria, cuyos restos yacen en la entrada todavía. Ahí, los recibía la irónica y cínica leyenda Arbeit macht frei o “El trabajo libera” grabada sobre la puerta de hierro a la entrada del campo a modo de bienvenida. Una frase intencionalmente ambigua porque sugiere no sólo que el trabajo libera a las víctimas detenidas, sino la ocupación del régimen nazi al consumar el asesinato premeditado de enormes masas de origen y condición diversa. Curiosamente, este letrero fue sustraído de Dachau a finales del año pasado.

33606220213_40786f4a4e_b
“El trabajo libera”, frase que se leía a la entrada de todos los campos de concentración nazis

El edificio a la entrada era la Jourhaus que era el acceso principal al campo para prisioneros y la oficina principal los miembros de la SS encargados del campo.

34257082502_168aa77da9_b
La Jourhaus o edificio de las oficinas de los miembros de las SS

Una vez dentro, el proceso de registro se realizaba en una sala de maniobras que conserva su pintura original y un letrero que indicaba que estaba prohibido fumar. Ahí, en un escritorio que todavía se conserva, los datos personales de los deportados eran anotados en una lista de prisioneros, eran fotografiados, requisados y despojados de su equipaje, se les pedía que se desnudaran completamente, entregaran todas sus pertenencias de valor y, posteriormente, eran llevados al área de “desinfección” donde se les rapaba y se les bañaba con agua fría.

34374800476_7e2afb7bfe_b
Rauchen verboten: Prohibido fumar

Esta área, conocida como baños de los prisioneros, era la última estación del procedimiento de admisión. Desde finales de 1940 en adelante, se insertaron vigas de madera entre las columnas interiores con anzuelos que eran colocados cada 40 y 50 centímetros para instituir un castigo severo y peligroso conocido como “palo colgante”. Los prisioneros tenían las manos atadas a la espalda con una cadena que se montaba en uno de los ganchos y eran obligados a pararse sobre un banquillo que posteriormente era pateado por uno de los hombres de la SS. Si el preso sobrevivía al castigo, sufría daños duraderos en las muñecas y hombros.

34031114470_cce6e4c66a_b
Baños de los prisioneros
34285428031_44898af537_b
Escultura que representa una esvástica formada con los cadáveres de los prisioneros

Se les entregaba un uniforme a rayas al que se le cosía un distintivo que pertenecía a un sistema de identificación, y señalaba el motivo por el que habían sido hechos prisioneros. El parche tenía forma triangular y ostentaba un color distinto: rojo para los prisioneros políticos, verde para criminales comunes, azul para inmigrantes, morado para clérigos, rosado para hombres homosexuales y negro para las mujeres homosexuales, prostitutas, enfermos mentales, drogadictos, etc. Si el prisionero era de origen judío, se contraponía un triángulo amarillo que formaba una estrella de David. Además del código de colores, algunos grupos tenían que poner una letra en el centro del triángulo para denotar el país de origen. Una barra sobre la insigna triangular indicaba reincidencia. Un círculo negro debajo señalaba al prisionero como perteneciente a los batallones de castigo, uno rojo era colocado en los que se sospechaba de intento de fuga.

34285415901_609ff40526_b
Código de identificación de prisioneros

Luego se les asignaba una de las 32 barracas de madera del campo, que estaba rodeado de un alambrado electrificado, una zanja y un gran muro perimetral que era continuamente resguardado por 7 torres de vigilancia.

34416086385_53a4770b45_b
Una de las 7 torres de vigilancia colocadas en el perímetro del Campo de concentración de Dachau

Había también una prisión designada a los “prisioneros especiales”, aquellos que eran tratados con ciertos privilegios y tenían unas condiciones de vida ligeramente mejores y no eran forzados a trabajar. Se trataba de personajes oponentes al régimen muy conocidos, tanto de dentro como de fuera del Reich: sacerdotes, miembros del Ejército, etc.

34285392531_31f40d5951_b
Celdas de los prisioneros especiales

Ninguna de las barracas originales subsistió a los embates del tiempo, y solo sus cimientos de concreto se extienden simétricamente a lo largo del gran terreno donde hoy en día se levanta una arboleda a ambos lados de una avenida empedrada.

34285383011_aa27f8f832_b
Cimentación del lugar donde se encontraban las barracas de los prisioneros
34285368761_2b9972293c_b
Avenida que atraviesa el área de barracas

Se recontruyó uno de los barracones y se amuebló de acuerdo a las 3 etapas de la población recluída en Dachau. La primera consistía en literas individuales de madera con 3 niveles, sobre las que habían sacos rellenos de paja a manera de colchones y almohadas.

33574208434_eabcec10ff_b
Literas consistentes a la primera etapa del campo

Posteriormente, se usó una estructura en serie que dividía las dimensiones individualmente como en una especie de cajones, sobre los que se vertía directamente la paja.

34256975382_7f56b606eb_b
Dormitorios durante la segunda etapa

La última etapa, correspondiente al período de sobrepoblación del campo, esta estructura sufrió modificaciones y se convirtió en una fila de tablones sobre los que dormían hacinadas cientos de personas.

33606141213_a7eb69e23e_b
Dormitorios durante la última etapa de sobrepoblación del campo

Había una sección conocida como “la enfermería”, destinada a fines clínicos. Desde luego, la atención médica era por demás inadecuada, pero fue utilizada por los médicos de las SS para llevar a cabo experimentos brutales en las personas.

En 1942, Dachau pasó de ser un campo de concentración y se convirtió en campo de exterminio. Se construyó una cámara de gas y un crematorio para desechar cadáveres y así ocultar la evidencia de las miles de víctimas que aquí perecieron. A finales de 1944, su capacidad ya era insuficiente para incinerar a las decenas de muertos en el campamento.

34374699906_bb3228ba1c_b
Edificio de crematorios
33574171844_92984be462_b
Cámara de gas
34256919742_b77fd96a46_b
Hornos incineradores
34256908812_3f70e5fe8d_b
Crematorio

El Memorial Internacional de Dachau permanece silencioso y ofrece un homenaje continuo a las numerosas víctimas que perecieron en este lugar. Al centro del campo hay una inscripción que condena las acciones cometidas en este campo y exhorta a la defensa de la paz y la libertad, en francés, inglés, alemán y ruso.

34415977285_82375ecd24_b
Memorial internacional

“Que el ejemplo de los que fueron exterminados aquí entre 1933 y 1945 a causa de su lucha contra el nazismo, se unan a los vivos en defensa de la paz y la libertad y en respeto de la dignidad humana”.

34285279801_dd63fdd915_b
Patio de inspección de prisioneros

Hay, al centro de la plaza principal usada para la inspección de los prisioneros y el pase de lista, una gran escultura que simboliza los cadáveres encontrados a la liberación del campo, que fueron apilados de prisa en el afán de deshacerse de la evidencia que condenaría los crímenes de guerra cometidos por el régimen.

34285265711_4e6175623b_b
Escultura al centro del patio de prisioneros

Se encuentra, además, otra escultura que retoma los emblemas utilizados para diferenciar a los prisioneros, colocados sobre eslabones de una cadena que simboliza el cautiverio.

34285254161_375150e540_b
Escultura en el Memorial Internacional

Existen varios monumentos de culto religioso, que honran la memoria de todas las víctimas, de acuerdo a la fe que profesaban. Tal es el caso de la Capilla de la Agonía Mortal de Cristo, la primera que se erigió. La posición de la capilla y la forma circular abierta fue diseñadapara simbolizar la liberación de su cautiverio por Cristo. La campana conmemorativa, donada por los sobrevivientes de Austria, lleva la inscripción:

“En la fiel memoria de nuestros compañeros muertos de todas las naciones, dedicado por los sacerdotes y laicos de Dachau de Austria”.

34374627316_8e9829fcbc_b
Capilla de la Agonía Mortal de Cristo

Hay también un Convento de Carmelitas quienes consideran como su deber el ofrecer oraciones de adoración y expiación. El claustro está diseñado en forma de una cruz y la capilla está abierta a los visitantes. En el interior se encuentra la “Virgen de Dachau”, una imagen de la Virgen María que se encontraba en el bloque de los barracones de los sacerdotes en el antiguo campo de concentración.

34256842922_f8f761c4e7_b
Convento de Carmelitas
34285231681_e164d65010_b
Interior de la capilla del convento de Carmelitas

La más grande, sin duda, es la Iglesia Evangélica de la Reconciliación, un templo protestante que conduce a una entrada estrecha y oscura que se abre a un iluminado patio interior. En el punto donde la oscuridad y la luz se encuentran, hay una puerta de acero inscrita con las palabras de la salmo 17:

“Escóndeme bajo la sombra de tus alas”.

33606011393_ac2fe79b4c_b
Iglesia evangélica de la Reconciliación

El diseño arquitectónico de esta iglesia es a propósito asimétrico. La característica principal de la ideología de las SS y las estrictas reglas que regían el campo, seguían un patrón muy rígido. Por esta razón, la construcción no tiene ningún ángulo recto.

33606000843_78a8ae468d_b
Interior de la iglesia de la Reconciliación

Al interior hay un elemento que simboliza la mesa del sacrificio, en la que diariamente se coloca una rosa roja y se encienden veladoras en memoria de las víctimas.

33605993483_8f1beb2223_b
Memorial a las víctimas

Debido a que gran mayoría de los prisioneros en Dachau era de origen judío, existe también un Memorial Judío cuya estructura está hecha de lava de basalto negro y se inclina hacia abajo como una rampa. En el punto más bajo, sin embargo, se filtra la luz a través de una abertura en el techo. Una menorá con siete brazos hecha con mármol se cierne por encima de la construcción.

33574061264_e3040d6716_b
Memorial judío

En el interior se quema el Ner Tamid o “Luz Eterna”. La reja de hierro en el acceso es una reminiscencia del alambrado de púas que era tan omnipresente en el campo de concentración, a la que se sobrepone una Estrella de David, símbolo del judaísmo.

34030896930_d086c4fa27_b
Estrella de David en el portón de entrada de hierro que simboliza los alambres de púas que resguardaban el campo

La capilla Ruso-Ortodoxa “La Resurrección de nuestro Señor”, construida de tablones de madera, tiene una forma octogonal y está situada en una colina rellenada con el suelo de la antigua Unión Soviética. Se encuentra a lo largo de un camino entre el campamento de la antigua prisión y el área de los hornos crematorios.

33574034534_a98d875d63_b
Capilla Ruso-Ortodoxa “La Resurrección de nuestro Señor”

El recorrido termina en el mismo punto en el que inicia, al centro de la inspección de prisioneros donde se encuentra erigido el Memorial Internacional, donde descansa una urna con las cenizas de los prisioneros desconocidos y recuerda el destino de los miles de personas cuyos cadáveres fueron quemados en el crematorio.

34374493096_c3773beff1_b
“No olvidar”

Al final del monumento, las palabras “Nunca más” están escritas en Yiddish (idioma oriental del judeo-alemán) con letras hebreas, y en francés, inglés, alemán y ruso. Pero que, además, resuenan en la mente y en el corazón de todos aquellos que visitamos el Campo de Concentración de Dachau.

33605934723_5728f2c137_b
“NUNCA MÁS”
Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Se me pone la piel de gallina al leer todo esto, gracias por tu relato, escalofriante lugar

    Me gusta

    1. Gema Karina dice:

      Es una experiencia totalmente diferente y, aunque dolorosa, es realmente edificante. Gracias por tu comentario, saludos desde México.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s