Cracovia, la joya de Polonia

“Para encontrar el alma de Polonia, debes buscar en Cracovia.”
Wilhelm Feldman

Desde la estación Florenc, en Praga, tomé un autobús por la mañana hacia Cracovia, antigua capital de Polonia durante gran parte de la historia de este país. Su centro histórico o Stare Miasto es bello, rico en arte y peculiar, entre otras cosas, por haber sobrevivido milagrosamente a la destrucción de la Segunda Guerra Mundial.

Debido a esto, la ciudad de Cracovia fue bendecida con una arquitectura singular, magníficos edificios y calles que datan de épocas medievales, y cuentan en cada esquina la historia de todo un país y su pueblo. Fue inscrita a la lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1978, como “Lugar protegido de la Historia Universal”.

El punto de llegada fue la Galeria Krakowska, un moderno centro comercial que hay que atravesar desde donde para el autobús, y sirve como punto de enlace entre la parte moderna y el casco antiguo.

Cracovia comienza y termina en la Rynek Główny o Plaza del Mercado. En la amplia explanada se funden propios y extraños; caminan, hablan en todos los idiomas, toman café, compran flores, rodean a un ilusionista que lleva horas levitando, cantan, bailan, aplauden… Ahí, el tiempo transcurre efímero y eterno, como la vida misma.

34523943805_9a95306d9f_b
Rynek Główny o Plaza del Mercado de Cracovia

La plaza toma su nombre del antiguo mercado, el Sukiennice o la Lonja de las Pañerías. Se trata de un bello edificio renacentista que da forma a la plaza. Era un gran corredor que sirvió como centro importante de comercio internacional, donde los mercaderes vendían sus mercancías, hablaban de negocios y practicaban el trueque.

33681186714_d53aa66701_b
Sukiennice o la Lonja de las Pañerías, mejor conocido como el antiguo Mercado de Cracovia
34393645221_fdea246f93_b
Una de las entradas laterales del Mercado de Cracovia

Durante su época dorada, el mercado fue fuente de una variedad de importaciones exóticas de Oriente: especias, seda, cuero y cera, mientras que Cracovia exportaba materiales textiles, plomo y la sal de las minas de sal de Wieliczka, a las afueras de la ciudad.

34138092610_57e939daca_b
Locales comerciales al interior del Mercado de Cracovia
34362865282_017ba2cac2_b
Locales comerciales al interior del Mercado de Cracovia

Aparte de su historia y gran valor cultural, la sala aún florece como un bullicioso centro de comercio, si bien ofrecen artículos a la venta que son radicalmente diferentes de las de siglos anteriores.

34362809972_b80b2abbed_b
Muñequitas polacas

Hoy en día, los visitantes caminan de principio a fin para comprar arte local, artesanías, souvenirs o saborear un café en sus amplios corredores y contemplar desde otra perspectiva el corazón de la ciudad.

34482394156_95aa212f62_b
Acceso al Mercado de Cracovia

A un lado del Sukiennice, se encuentra la Torre del Ayuntamiento, uno de los monumentos históricos más importantes de la ciudad. Es la única que sobrevive del antiguo Ayuntamiento de Cracovia, luego de que se decidió demoler este edificio para dar paso a un espacio abierto que se convertiría en la Plaza del Mercado. La gran torre gótica fue construida de piedra y ladrillos a finales del siglo XIII y alcanza los 70 metros de altura.

33680974474_23765bcf61_b
Torre del Ayuntamiento de Cracovia

En contra esquina se levantan las asimétricas torres de la Basílica de Santa María, un imponente templo de estilo gótico que constituye uno de los monumentos más importantes de Cracovia.

Su distintiva fachada se encuentra flanqueada por dichas torres cuadradas, cuya diferencia de alturas y estilos se debe, según la tradición oral, a que su construcción fue encargada a dos hermanos que, con el tiempo, comenzaron a trabajar por separado y a competir por ver quién era capaz de edificar la torre más alta y más bella en el menor lapso. Pronto, la torre sur comenzó a crecer con más gracia y velocidad que la segunda, lo que provocó la envidia del otro hermano hasta que decidió quitarle la vida a su “rival”.

La torre más alta, conocida como Centinela o Hejnałica, mide 81 metros de altura, sirve de vigilancia y en el año 1666 se colocó una corona dorada en la que se dice que está escrita la historia de la ciudad. La otra torre, la de la discordia, mide 69 metros, está rematada con una cúpula renacentista y oculta el campanario que anuncia las celebraciones con sus cinco campanas.

34482276696_255f0d3f84_b
Basílica de santa María en Cracovia

En el pasado, la torre mayor funcionaba para informar sobre la apertura y cierre de las puertas de la ciudad, además de los incendios y los ataques enemigos, a través de una melodía popular conocida como Hejnał. Actualmente, las mismas notas resuenan cada hora desde una pequeña ventana que se abre en lo alto de la torre, para ser interpretada por un trompetista que, abruptamente, interrumpe la melodía, saluda y vuelve a cerrar la ventana. Se dice que la razón de este brusco final se debe a un vigía que fue asesinado por un flechazo en la garganta mientras hacía sonar la alarma antes de que llegara una invasión mongola, sin que pudiera terminar de entonar el toque de corneta.

34362634672_79f2db2c49_b
Fachada lateral de la Basílica de Santa María en Cracovia, desde donde se interpreta, cada hora, el Hejnał o toque de corneta

Casi junto a la Basílica, rodeando aún la plaza del mercado, resalta un bello edificio barroco que resultó ser el Hard Rock Cafe de Cracovia. Por dentro, la típica mercancía alusiva al tema, me parece un buen motivo para hacerme de un souvenir que concentre el género músical que más me gusta, con el nombre de la ciuad de la que me acabo de enamorar.

34393227231_c52c77bb60_b
Hard Rock Cafe Cracovia

En los límites del casco antiguo se alza la Brama Floriańska o Puerta de San Florián, una torre gótica de piedra que enmarca la ciudad vieja y que formaba parte de las fortificaciones que protegían la ciudad luego de un ataque que sufrió a manos de los tártaros.

33680820554_7b9e980d38_b
Brama Floriańska o Puerta de San Florián

Servía como acceso principal a la ciudad y estaba conectada a través de un largo puente a la barbacana, una estructura defensiva, también de estilo gótico, que antiguamente rodeaba a la ciudad. Se trata de una edificación cilíndrica de ladrillos, rodeada por un foso con un patio interior de casi 25 metros de diámetro y siete torretas. Sus paredes, de 3 metros de ancho, tienen 130 aspilleras.

34523437995_8da36192a9_b
Barbacana de Cracovia

Al servir, además, como puesto de control para quienes entraban y salían de la ciudad, la Puerta de San Florián y la Barbacana debieron estar rodeadas de las mismas multitudes que hoy se arremolinan para contemplar la historia que emana de sus paredes. Para amenizar el ambiente, un pequeño grupo musical entona melodías tradicionales a cambio de una sonrisa y algunos złotys.

34137668530_4fd6451ef1_b
Música tradicional en la Puerta de San Florián

 Cerca de ahí se encuentra también el Museo Czartoryski, que atesora objetos del patrimonio polaco bajo el lema “El pasado para el futuro”. El principal tesoro de la institución es el cuadro “La dama del armiño” de Leonardo da Vinci.

34362429162_10b074d9e1_b
Puente del Museo Czartoryski

Al otro extremo, rodeando la calle que circunda el Stare Miasto o casco antiguo, destacan las instalaciones del Collegium Maius, el más antiguo de la Universidad Jaquelónica de Cracovia, la mejor de Polonia. Entre sus estudiantes más notables figura Nicolás Copérnico, quien revolucionó la época con sus ideas acerca del Universo.

33712772723_9ceb501579_b
Patio interior del Collegium Maius
34393083591_4a12c6a043_b
Instalaciones del Collegium Maius en Cracovia

Fuera de los límites de la ciudad, también se levantan hermosos edificios que dotan de una belleza singular a Cracovia. Tal es el caso del teatro Juliusz Słowacki, un edificio barroco que fue llamado en un principio el Teatro de la Ciudad o Teatr Miejski, pero que luego tomó el nombre de un poeta y dramaturgo polaco del romanticismo.

34481960656_2c71e5a012_b
Teatro Juliusz Słowacki

Pero, en gran medida, la riqueza arquitectónica de Cracovia está celosamente resguardada en sus templos, iglesias y capillas, porque la fe católica constituye una parte muy importante en la vida de sus habitantes.

34362339112_09b7bda1be_b
Nave principal de la Iglesia de la Santísima Trinidad en Cracovia

La de mayor tamaño en el centro histórico de Cracovia es la Iglesia de San Pedro y San Pablo, considerando la capacidad de fieles que puede acoger en su interior y, por este motivo, constantemente se llevan a cabo conciertos de música clásica. En el enrejado que separa la calle del atrio, destacan las esculturas que representan a los 12 apóstoles.

34362324542_ee69f3afc9_b
Iglesia de San Pedro y San Pablo en Cracovia

Casi a un lado se encuentra la más modesta Iglesia de San Andrés, de estilo románico en su exterior, se caracteriza por estar diseñada a manera de fortaleza, con una fachada simple, dos torres y pequeñas aberturas defensivas. Su interior, en cambio, fue restaurado y bellamente ornamentado en estilo barroco, donde destaca un hermoso púlpito en forma de barco.

34362318982_9160e8f24b_b
Interior de la Iglesia de San Andrés en Cracovia

Más de dos millones de personas visitan Cracovia cada año y es que, además del indudable atractivo de la ciudad y del encanto de su gente, se trata de un lugar lleno de historia, de una belleza única que parece no tener fin. Es una pena perder el tiempo en dormir.

34481919686_77b087c3e9_b
Galeria Krakowska
34481908696_a3798b5d9e_b
Teatro Juliusz Słowacki en Cracovia, de noche
Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s