Berlín, la capital de Europa

Mi estancia en Berlín fue fugaz. Viajé toda la noche en autobús desde Cracovia y, muy temprano, llegué a la terminal de autobuses o Internationale Omnibusbahnhof Betreibergesellschaft (IOB, para no morir en el intento). Ahí estaba mi amigo Kawa, a quien no veía desde mi estancia en su natal Aleppo, Siria, algunos años atrás. El reencuentro fue cordial y efusivo y, de nueva cuenta, fui su huésped durante el corto tiempo que permanecí en la ciudad.

Con tan poco tiempo por delante, no quería desaprovechar la oportunidad de visitar, al menos, algunos de los lugares más emblemáticos de la capital alemana, y comencé mi recorrido en otro importante punto de referencia para los que llegan y se van: La moderna Estación Central, o Berlin Haupbahnhof, cuyas instalaciones actuales fueron inauguradas justo a tiempo, antes del Mundial de Fútbol de 2006.

34405396221_8560bcd258_b
Berlin Haupbahnhof o Estación Central de Berlín

La nueva estación se encuentra a la misma distancia de las dos estaciones centrales que operaban cuando la ciudad se encontraba dividida entre el boque del este y el del oeste, antes de la caída del Muro de Berlín, en 1989.

El también conocido como “muro de la vergüenza”, atravesaba la capital y dividía a Alemania en dos territorios: la República Federal de Alemania y la República Democrática Alemana, un Estado socialista que se estableció por las tropas de la URSS, luego de la Segunda Guerra Mundial.

34535481095_84e2ebdb7e_b
Graffiti en el Muro de Berlín

Hoy en día, un tramo del antiguo muro permanece en pie y forma parte del nuevo paisaje de la ciudad y de la memoria de los berlineses, como uno de los episodios más tristes de la Alemania de la postguerra, donde muchas personas perdieron la vida en el intento de superar la dura vigilancia de la frontera interalemana.

34535466095_bb32a4f551_b
Bruderkiss, o “beso entre hermanos”, uno de los murales más icónicos del Muro de Berlín

Existían pasos fronterizos para uso exclusivo de empleados militares, extranjeros y funcionarios. El más famoso es el “Checkpoint Charlie”, cuya denominación procede del alfabeto fonético de la OTAN, al que también se sumaban “Checkpoint Alpha” y “Checkpoint Bravo”. El punto de control fue demolido en 1990, pero en el año 2000 se inauguró una reconstrucción de la primera caseta de control, idéntica a la anterior, salvo en los sacos de arena, que ahora están rellenos de cemento.

33692820084_89e0082ef4_b
“Checkpoint Charlie”, paso fronterizo entre las dos partes en que se dividía Berlín

En el centro de Berlín, se levanta el edificio del Reichstag, que es la sede del Parlamento y orgulloso emblema de la democracia alemana. De estilo renacentista, resultó seriamente afectado durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que fue renovado varias veces hasta alcanzar su aspecto actual.

33692809874_6158fd20dd_b
Edificio del Reichstag

París tiene la Torre Eiffel, Roma el Coliseo, Sydney la ópera y Berlín tiene la Puerta de Brandenburgo, que es uno de los símbolos más icónicos tanto de la ciudad como de toda Alemania. De estilo neoclásico, representa la puerta de entrada al “nuevo Berlín” de la época, y se levanta 26 metros sobre una estructura de piedra arenisca, conformada por cinco pasos separados entre sí por columnas dóricas de 1.75 metros de diámetro. Sobre ella, yace la “Cuadriga”, una escultura de 5 metros de altura, que personifica a la diosa Victoria sobre un carro tirado por cuatro caballos en dirección a la ciudad.

34405331871_d05a3990aa_b
Puerta de Brandenburgo, símbolo de Berlín

No lejos de ahí se encuentra la gran Catedral de Berlín o Berliner Dom, que hospeda la sede de la Iglesia Evangélica en Alemania. El edificio de estilo neobarroco mide 116 metros de alto, y se proyectó como un gran templo protestante que contrarrestara la influencia de la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

34405320951_7d073d819c_b
Catedral de Berlín

El punto final de mi recorrido express por la ciudad, fue el Monumento a los judíos de Europa asesinados, también conocido como Monumento del Holocausto.

34405308191_8b0fbefbc3_b
Monumento a los judíos de Europa asesinados

Su estilo sobrio y austero representa una aproximación radical al concepto tradicional de monumento funerario y fue planeado sobre un campo inclinado cubierto por una rejilla cuadriculada, sobre la que se ubican 2711 estelas de hormigón de 2.38 por 0.95 metros, que varían en altura. Están diseñadas para producir una atmósfera incómoda y confusa, y todo el monumento busca representar un sistema supuestamente ordenado que ha perdido contacto con la razón humana.

34535404185_3bfc840465_b
Perspectiva del corredor entre las estelas

Berlín es una de las ciudades más importantes de Europa y la más influyente en el ámbito político de la Unión Europea. Se le considera en sí un centro cultural y artístico de primer nivel, por lo que fue elegida “Ciudad Creativa” por la UNESCO en 2006. El corto tiempo del que dispuse para visitarla, solo me dejó con muchas ganas de volver y, la próxima vez, adentrarme en el resto de los muchos lugares de interés histórico y cultural que la ciudad tiene para ofrecer porque, más que la capital de Alemania, Berlín es la capital de Europa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s