Pamukkale, el castillo de algodón

Dejamos atrás los vestigios arqueológicos de la antigua ciudad de Éfeso y, desde la pequeña ciudad de Selçuk, tomamos uno de los autobuses que frecuentemente conectan las principales ciudades turcas, en distintas líneas, todas muy cómodas y asequibles. Nuestro destino era Denizli, una ciudad más grande e industrializada, desde donde nos dirigimos en un transporte más pequeño a la población de Pamukkale.

34416317911_17e061c424_b
Pamukkale, Turquía

Toma el nombre a partir de la principal atracción del lugar: el “castillo de algodón”, un manantial de aguas termales en el borde de un acantilado de casi 200 metros de altura que domina la llanura de Menderes y crea un paisaje irreal de color blanco, conformado por cascadas petrificadas únicas en el mundo y una serie de terrazas blancas, originadas en el transcurso de 15 mil años, a partir de los sedimentos de minerales presentes en el agua.

33735923813_3cb8cdc4b8_b
Pamukkale y el valle de Menderes

Del manantial, cada segundo, brotan 250 litros de agua que conservan una temperatura promedio de 34°C durante todo el año y arrastran, además de algún material radiactivo, grandes cantidades de bicarbonato de calcio. Debido a esto, se producen gruesas capas blancas de piedra caliza y travertino que bajan en forma de cascadas por la ladera de la montaña, y dan la sensación de estar ante una catarata congelada.

34160627080_08270305ff_b
Paisaje natural formado por un manantial con sedimentos de piedra caliza y carbonato de calcio
34505099636_32fab46eab_b
Pamukkale, el “castillo de algodón”

En las formaciones más antiguas se pueden encontrar mármoles y otros cristales que datan del período del Plioceno, en tanto que las capas superficiales pertenecen a la era Cuaternaria.

34385304612_411210e16c_b
Capas de sedimentos que conforman las cascadas petrificadas de Pamukkale

Los griegos atribuyeron propiedades curativas y terapéuticas otorgadas por los dioses a estas aguas termales, por lo que eran muy frecuentadas durante el período helenístico. Justo ahí, los macedonios y bizantinos fundaron la “ciudad sagrada” o Hierápolis, hacia el siglo 2 a. C.

34160523580_ed12127517_b
Blancas albercas naturales de aguas termales
33703688354_6d6933830a_b
Blancas albercas naturales de aguas termales
34160459510_597c015bf8_b
Pamukkale, el “castillo de algodón”

Los restos de la ciudad incluyen baños, ruinas del templo, un arco monumental, un ninfeo, una necrópolis y un gran y hermoso teatro. Tras la conversión al cristianismo del emperador Constantino y el establecimiento de Constantinopla como la “nueva Roma”, en Hierápolis se fundó un obispado y se convirtió en un importante centro religioso para el Imperio Romano de Oriente.

33735689813_4220cb0dd3_b
Vestigios arqueológicos de la Hierápolis de Pamukkale
34416008311_265260fa61_b
Teatro de la Hierápolis de Pamukkale

Pamukkale, fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO desde 1988, por su belleza natural y la riqueza histórica y cultural de las ruinas greco-romanas. Este fenómeno solo se repite en México, en las cascadas pétreas de Hierve el Agua, Oaxaca que, junto con Pamukkale, representan las únicas dos joyas de este tipo en todo el mundo.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Que lugar tan bello! como siempre Turquía me sorprende! gracias por compartir.

    Me gusta

    1. Gema Karina dice:

      Muchas gracias a ti por leer y por dejar tu comentario, me alegra que te haya gustado el post. Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s