Split, la armonía entre lo antiguo y lo moderno

En un corto viaje en autobús desde Zadar, llegué a la segunda ciudad más grande Croacia: Split. Spalato, en latín, es un lugar con un entorno único. Sus espectaculares montañas costeras actúan como el telón de fondo perfecto para las aguas turquesas del Mar Adriático.

34432567461_3187b98f34_b
Costa de Split

La primera impresión que se tiene de esta exuberante ciudad es el continuo movimiento junto al muelle, lleno de propios y extraños a bordo de botes, yates y cruceros que continuamente llegan y se van.

34432555971_671b80c1c9_b
Cruceros en el muelle de Split

En una larga caminata con la mochila al hombro y frente al sol de la tarde, fui adentrándome en el encanto de Split, con sus cafés, bares y restaurantes, y el ajetreo de los peatones que van y vienen, compran, se detienen y discurren frente a la costa de la Dalmacia.

33752425933_a8787e0589_b
Riva de Split junto a la costa
34176940950_5f5c4f6ec0_b
Ayuntamiento de Split
34562720135_1e82bb7c41_b
Iglesia y monasterio de san Francisco
34562712015_f89fc6608a_b
Colores de Split

Me hospedé en un encantador hostal llamado Tchaikovsky, donde las habitaciones no se identifican con un número, sino con las piezas más emblemáticas del compositor. El Lago de los Cisnes me albergó durante los días que me quedé en la ciudad.

Las noches poseen un encanto peculiar en Split, avivadas por la fresca brisa marina que se cuela en la calle de Marmontova, animada por los paseantes que caminan sobre las brillantes losas de mármol, contemplando los aparadores a lado y lado de la avenida peatonal.

34176917000_c66a52dd89_b
Calle de Marmontova

Siguiendo el bullicio de la vida nocturna, adentrándose en la ciudad empedrada, todos los callejones confluyen en el Peristil, un pintoresco patio colonial romano (o peristilo) que se encuentra en el corazón mismo del Palacio de Diocleciano, la principal atracción arqueológica de la ciudad.

34432495991_ea2411b4ae_b
Peristil de Zadar
33752383103_a7629a2c81_b
Palacio de Diocleciano

Junto al frontón que enmarca la entrada a los laberínticos caminos al interior del recinto, en el bar Lvxor, una voz y una guitarra rompen el silencio, mientras la gradería comienza a llenarse de curiosos.

33719939994_2a179b3941_b
Bar Lvxor, junto al Palacio de Diocleciano

A la mañana siguiente, el mismo lugar se llena de una energía diferente.

34176877420_6b17770b29_b
Guardias romanos frente al Palacio de Diocleciano

Frente al puerto, el Palacio de Diocleciano es una de las ruinas romanas más imponentes que aún se mantienen en pie, y representa el sitio de mayor interés cultural en Split. A pesar del nombre, no se trata de un palacio en sí, ni siquiera de un museo, sino del corazón de la ciudad. Los pasajes al interior se encuentran llenos de bares, tiendas de souvenirs y restaurantes.

34432458751_35a14fb158_b
Ruinas del Palacio de Diocleciano

Anexado a la lista del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en 1979, fue construido en un principio como fortaleza militar, residencia imperial y ciudad fortificada, el palacio mide 215 metros de norte a sur y 180 de este a oeste, cubriendo una superficie de  38,700 metros cuadrados.

Aunque a la estructura original se han añadido otras continuamente a lo largo de los milenios, las alteraciones sólo han servido para aumentar el atractivo de este fascinante sitio. Comenzó a edificarse en el siglo IV, de relucientes piedras blancas transportadas desde la vecina isla de Brač, y la construcción duró 10 años. Diocleciano no escatimó gastos, importó mármol de Italia y Grecia, y columnas y esfinges de Egipto.

Cada muro circundante posee una puerta al centro, nombrada a partir de un metal: Puerta de Oro (norte), Puerta de Bronce (sur), Puerta de Plata (este) y Puerta de Hierro (oeste). Entre las puertas orientales y occidentales hay un camino recto o Decumanus (Krešimirova), que separa la residencia imperial en el lado sur (con sus salas de estado y templos), del lado norte, una vez utilizado por soldados y sirvientes.

34432442271_092bf24e10_b
Puerta de oro del Palacio de Diocleciano

La Puerta de Bronce del Palacio de Diocleciano se abre a los visitantes, como lo hiciera alguna vez desde el puerto hasta los sótanos, permitiendo que las mercancías fueran descargadas y almacenadas aquí. Ahora, la antigua entrada para comerciantes es el acceso principal hacia el palacio desde el Riva.

Mientras que la parte central de la subestructura ahora es una vía principal delimitada con puestos de recuerdos y souvenirs, la entrada a las cámaras de ambos lados es controlada con boletos.

Aunque mayormente vacías, salvo por alguno que otro sarcófago o columna, las habitaciones del sótano y los pasillos, exudan una atemporalidad inquietante, que vale la pena experimentar a cambio del precio de la admisión.

33719887244_053a69e82c_b
Cámaras subterráneas del Palacio de Diocleciano

Los que, como yo, son fans de la aclamada serie de HBO, Game of Thrones, reconocemos fácilmente que es en estas cámaras donde Daenerys Targaryen mantiene cautivas a sus escamosas crías de dragón cuando ella se encuentra en Meereen.

34562642495_437ca06cf3_b
Cámaras subterráneas del Palacio de Diocleciano

Los pasadizos subterráneos arrojan a los visitantes de nueva cuenta en el Peristil, a un costado de la Catedral de San Domnius, un edificio octogonal, de los mejores conservados actualmente en la ciudad de Split. Fue construido como un mausoleo para Diocleciano, el último perseguidor famoso de los cristianos, que fue enterrado aquí en el año 311 d. C. Los perseguidos ganaron la última batalla, destruyendo el sarcófago original del emperador y convirtiendo su tumba en una iglesia en el siglo V, dedicada a una de sus víctimas.

34176827970_4f53b04751_b
Catedral de San Domnius

El acceso es a través de la sacristía, situada en un anexo a la derecha del edificio. Esta estructura también alberga el tesoro de la Catedral, que es rico en relicarios, íconos, ornamentos sacerdotales, manuscritos iluminados y documentos en escritura glagolítica.

34521465756_b8b0b83c47_b
Catedral de San Domnius

El exterior del templo todavía está rodeado por una columnata original de 24 piezas. El campanario románico fue una adición posterior, construido entre los siglos XII y XVI, y reconstruida en 1908 luego de un derrumbe. Se accede con un boleto por separado, a través de una angostísima y empinada escalera en la que solo es posible ascender o descender en una sola dirección a la vez, puesto que en los escalones no cabrían dos personas en sentido contrario.

Sin embargo, las vistas de la ciudad de Split y de los tejados de las edificaciones aledañas, no tienen comparación, y hacen que valga la pena cada paso en la escalada, y cada kilómetro recorrido desde casa para llegar aquí.

34400936082_dd2e7c0523_b
Vista panorámica de la ciudad de Split
33719853854_9a44d214b0_b
Vista panorámica desde el campanario de la Catedral de San Domnius
Split, armonía entre lo antiguo y lo moderno
Vista panorámica de Split
Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ana O dice:

    Interesantísima la información sobre Split. Provoca muchas ganas de ir!

    Le gusta a 1 persona

    1. Gema Karina dice:

      Muchas gracias, Anita. Ojalá puedas ir pronto, a mí me encantaría regresar, me gustó muchísimo. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s