Dubrovnik, la perla del Adriático

Si pensamos en Croacia como un imperio frente al mar Adriático, la joya de la corona es Dubrovnik, sin duda. Esta pequeña ciudad de la región de la Dalmacia, tan desconocida hace algunos años y tan popular ahora, desde que ha sido elegida para servir de escenario a la aclamada serie de televisión en HBO: Game of Thrones.

Ciudad vieja de Dubrovnik

Independientemente del interés que despierta entre los que somos fieles seguidores de esta saga (tanto en libros, como en la pantalla), es innegable que la sensación de asombro nunca disminuye cuando uno pone los ojos en la belleza de esta ciudad.

Puerto antiguo de Dubrovnik

Mi viaje comienza en Split, cuando me despido de sus coloridos días y animadas noches junto al Palacio de Diocleciano, y tomo un autobús con rumbo al sur. Pocas veces he disfrutado tanto de una carretera panorámica, y las horas se me hicieron cortas mientras observaba absorta las distintas tonalidades de azul que pueden alcanzar cielo y mar, junto a acantilados y un caserío de tejas rojas, como en el más mediterráneo de los paisajes de una postal.

Frontera entre Croacia y Bosnia-Herzegovina, carretera panorámica hacia Dubrovnik

Ya en la estación de autobuses, es preciso tomar el transporte público para llegar a las puertas de la ciudad vieja. Los viajeros menos experimentados siguen a los que parecen que saben lo que hacen, y siguiéndonos unos a otros andábamos, cuando se me acercó una chica coreana de nombre Yun, con una hoja de reservación en la mano, que indicaba el mismo hostal en que yo me hospedaría también. Cuando se lo dije, no pareció entender, pero traté de explicarle que viajáramos juntas, que yo también iba al mismo lugar. Me sonrió y me acompañó en todo el camino hasta las afueras de la muralla que rodean el casco antiguo.

Emprendimos juntas y en silencio, pero entre sonrisas, la corta caminata a través de la avenida empedrada con losas de mármol que atraviesa la pequeña ciudad amurallada. Dimos la vuelta en uno de los sombreados callejones que se ramifican al interior de la fortificación, y llegamos pronto a Old Town Hostel, una bellísima propiedad renovada y acondicionada para hospedaje. Yun y yo tuvimos la suerte, también, de quedarnos juntas en el mismo dormitorio femenino en el que nos hicimos cada vez más cercanas a pesar de que ella no hablaba casi nada de inglés. Nuestra comunicación se basaba en mímica y pequeñas frases traducidas a través de una aplicación de traducción en el teléfono, y se afianzaba con la admiración que yo sentí por ella, y el valor que supuso salir de su país a uno completamente diferente en el que nadie hablaba su lengua natal, y de que ninguno de estos factores representara un obstáculo para su propósito de viajar.

Yun, de Corea, mi compañera de viaje en Dubrovnik

Muertas de hambre, nos sentamos a comer pastas en uno de los cafés con mesas al aire libre, donde nos dedicamos a observar el ir y venir de la gente, a oler el pan recién horneado y la lavanda que inunda todo el ambiente.

La tarde era enteramente nuestra, y nos dedicamos a descubrir Dubrovnik, antiguamente llamada Ragusa, cuyo nombre significa “robledal”, debido a la abundante vegetación de este tipo que rodea la zona. Esta provincia fue dominada por los bizantinos, venecianos, húngaros y turcos que, a su paso, legaron a la ciudad una gran cantidad de vestigios arquitectónicos de todos los estilos; y gracias a su locación estratégica, alcanzó su máximo esplendor en el comercio marítimo europeo, con la glama, una aleación de plata con oro.

Robledales de Dubrovnik

Cada poro de piedra transpira historia. Su fortificación amurallada alberga 16 torres, que ofrecen vistas panorámicas únicas de dentro y fuera del casco antiguo. El primer conjunto de muros fue construido en el siglo IX. A mediados del siglo XIV, las defensas de un metro y medio de espesor se fortificaron con 15 fuertes cuadrados. La amenaza de ataques de los turcos en el siglo XV impulsó la necesidad de fortalecer los muros existentes y agregar otros nuevos, de modo que toda la ciudad vieja estaba contenida dentro de una barrera de piedra de 2 kilómetros de longitud y hasta 25 metros de altura. Las paredes son más gruesas en el lado de la tierra (alcanzan los 6 metros) y van desde 1.5 hasta 3 metros en el lado del mar.

Fortificación del casco antiguo de Dubrovnik

Hay entradas a las murallas desde  varios puntos, pero la más popular y concurrida es la que se encuentra junto a la Puerta de Pila, aunque entrar desde la Puerta de Ploče, ofrece la posibilidad de escalar las partes más empinadas primero, para disfrutar el resto del recorrido en sentido contrario a las manecillas del reloj. El recorrido puede ser extenuante, pero las vistas son suficiente gratificación.

Puerta de Pila, la entrada principal a la fortificación

Como complemento de este maravilloso conjunto amurallado, está el Fuerte de San Lorenzo o  Lovrijenac, separado del anillo de muros que envuelve la ciudad vieja de Dubrovnik, pero que durante siglos protegió el flanco oriental. Está situado a solo unos kilómetros al noroeste, sobre un acantilado de 37 metros de altura. Esta fortificación, se ubica en un punto estratégico que, en su momento, controlaba el acceso a la ciudad tanto por tierra como por mar.

Fuerte de San Lorenzo o  Lovrijenac

El bastión tiene forma triangular y está estructurada en tres niveles. Los muros que dan al mar son los más altos y gruesos, alcanzando hasta 12 metros, mientras que los que miran a la ciudad y la bahía apenas tienen menos de un metro de espesor. La diferencia radica en una medida precautoria como muchas otras que se implementaron para su defensa: en primer lugar, la guarnición encargada de su protección era relevada cada mes y solo recibía raciones de alimento para la duración de su guardia, a fin de que no existiera la tentación de tomar la plaza. Del mismo modo, entonces, el grosor de los muros internos garantizaba que los cañones apostados en las murallas internas de Dubrovnik podrían derrumbar fácilmente los muros más débiles y asaltar la fortaleza, en la eventualidad de una rebelión interna.

Vista de la ciudad amurallada de Dubrovnik desde el Lovrijenac

Lovrijenac se encuentra aislado y solo se puede acceder por medio de dos puentes, uno de los cuales da directamente a la puerta principal de la fortaleza. Sobre las terrazas más elevadas, continúan los viejos cañones aún apuntando al horizonte, desde donde se vislumbraban embarcaciones enemigas.

Fuerte de San Lorenzo o  Lovrijenac

Como locación para la filmación de varias escenas de Game of Thrones, el emblemático fuerte ha sido utilizado en más de una ocasión, siendo la más reconocida la del torneo por el día del nombre del rey Jeoffrey. Desde la Puerta de Pila salen las visitas guiadas por las locaciones que formaron parte del rodaje de la segunda y cuarta temporada de la serie en el casco antiguo de la ciudad. La mítica capital de los Siete Reinos de Poniente fue emplazada aquí, y Lovrijenac materializa a la Fortaleza Roja frente a la Bahía de Aguasnegras.

Lovrijenac, escenario de filmación de algunas escenas de Game of Thrones
Terraza de Lovrijenac, escenario de la filmación de algunas escenas de Game of Thrones

La Game of Thrones-manía ha inundado la ciudad y a cada pocos pasos se pueden contar un sinfín de tiendas donde se vende mercancía oficial; en una de ellas hay hasta una reproducción del Trono de Hierro en donde se pueden sentar los visitantes.

Tiendas de mercancía oficial de la serie Game of Thrones

El sol estival de los días mediterráneos puede hacer mella en los viajeros, pero las tardes están llenas de la posibilidad de concurrir en las frescas calles ventiladas por la brisa del mar. Esa noche (y todas las demás) hubo una pequeña fiesta donde conocí a Alyson y Alberto, dos chicos brasileños que acababan de llegar a la ciudad.

El plan de la mañana siguiente consistía en una visita al teleférico de Dubrovnik, que en menos de 4 minutos lleva desde el norte de las murallas hasta el Monte Srđ. Al final de la línea hay una estupenda perspectiva de la ciudad desde una altura de 405 metros, que abarca los tejados de terracota del casco antiguo y la isla de Lokrum, con el Adriático y las lejanas islas Elafiti llenando el horizonte. En el lugar hay un restaurante y una tienda de regalos, varios telescopios y un mirador. El servicio se suspende en condiciones climáticas adversas, si hay fuertes vientos o una tormenta eléctrica.

Teleférico de Dubrovnik

De vuelta en la ciudad, Yun y yo caminamos una vez más por sus angostas y empedradas calles, para explorar su maravillosa arquitectura, que le han valido la inscripción a la lista del Patrimonio Mundial por la UNESCO, ya que a pesar de los grandes estragos provocados por los desastres naturales y conflictos bélicos, ha conservado sus hermosos monumentos de estilo gótico, renacentista y barroco.

Callejones del casco antiguo de Dubrovnik

Un buen ejemplo es el Palacio Sponza, que data del siglo XVI, que se distingue por su exquisito pórtico renacentista que descansa sobre seis columnas corintias. La primera planta conserva ventanas de estilo gótico tardío y las de la segunda planta son de estilo renacentista. Originalmente una aduana, albergó varias instituciones: una casa de moneda, tesorería del Estado y un banco. Hoy en día, aloja los Archivos Estatales, una valiosa colección de manuscritos que datan de hace casi mil años. Aunque los archivos no están abiertos al público, se exhiben copias de las piezas más valiosas y significativas en una exposición permanente en la planta baja.

Palacio Sponza
Arquitectura de la antigua ciudad de Dubrovnik

Muy cerca de este recinto se ubica el edificio sacro más importante: la Catedral de la Asunción, edificada sobre los restos de la catedral bizantina que fue destruida en un gran terremoto en 1667. Aquella predecesora fue la primera basílica románica que hubo en la costa del mar Adriático. Destaca del resto de las edificaciones por el color azul de la cúpula, que contrasta con el rojo de los tejados del resto de la ciudad vieja, y por la elegancia barroca de su magnífica fachada.

Catedral de la Asunción

Otro templo importante es la Iglesia de San Blas o Cvrka Sveti Vlaho, dedicada al santo patrono de la ciudad, que no solo se trata de un edificio religioso sino de la más destacada y bella muestra del barroco veneciano que podemos encontrar en Dubrovnik. Conformado por una planta de cruz griega y rematada por una gran cúpula, el templo alberga otros tesoros, como su deslumbrante altar mayor de mármol donde se alza una estatua de San Blas hecha de plata y chapada en oro.

Cvrka Sveti Vlaho o Iglesia de San Blas, dedicada al santo patrono de la ciudad

Vuelve a caer la tarde y esta vez caminamos por toda la Calle Stradun, también conocida como Placa, es la principal calle de Dubrovnik, el eje en torno al que gira toda la vida en la ciudad, tanto de día como de noche. Se trata de una vía peatonal de unos 300 metros de largo en dirección este-oeste que divide el casco antiguo de la ciudad en dos. Es el mejor momento para disfrutarla, cuando todas las tiendas se encuentran cerradas y los faroles iluminando las fachadas, porque ofrece un aspecto más encantador e irresistible. Salí esa noche con mis compañeros brasileños del hostal Alyson y Alberto a disfrutar el ambiente caluroso del verano y no perdemos oportunidad de acercarnos a una tienda de helados, donde además de golosinas, también ofrecen cervezas y mojitos en máquinas expendedoras. ¡Sí, máquinas expendedoras de mojitos!

Calle Stradun o Placa de Dubrovnik

A la mañana siguiente, debía marcharme de una de las ciudades más encantadoras que he visitado, quise recorrer las murallas una vez más y despedirme de aquel mar tan azul que rodea el caserío de tejas rojas que caracterizan el paisaje de Dubrovnik, mientras juraba algún día regresar. Yun y yo volvimos a coincidir en nuestros itinerarios, y salimos juntas del hostal para tomar de nuevo el transporte público y luego el autobús al aeropuerto, con destino a la capital, Zagreb, donde finalmente nos despedimos. Ella tomó otro vuelo a casa y a mí me esperaba un nuevo capítulo de viaje. ¡Hasta entonces!

Vista de la Placa de Dubrovnik que atraviesa la el casco antiguo de la ciudad
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Me ha gustado mucho cómo describes todo el recorrido durante el viaje.
    Dejo el blog con el que estoy comenzando para ver si me sirve de inspiración tu blog.
    https://www.vuelosyhotel.es/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s