Zadar, donde el mar le canta al sol

Mi corta estancia en Eslovenia, terminó. De nueva cuenta me encontraba en la estación de autobuses de Liubliana con la mochila al hombro, esperando para partir hacia un destino nuevo. Todo es confuso cuando no dominas el idioma y te encuentras esperando ahí, frente a un autobús vacío, que ya debería estar abierto, por lo…